Cómo hacer un dentífrico blanqueador casero con carbón activado


¿Sabes que preparar un dentífrico casero es mucho más fácil y útil de lo que imaginas? Aunque pueda parecer una opción menos recomendable que los numerosos dentífricos que podemos encontrar en el mercado, lo cierto es que es muy beneficioso tanto por la ausencia de químicos como por los resultados que podemos obtener.

Aunque en un primer momento puedas dudar de la eficacia de un dentífrico hecho en casa, en cuanto lo pruebes y veas los resultados pensarás que por qué no lo habías pensado antes. Además de limpiar nuestra boca en profundidad, la pasta dental que aprenderemos a elaborar hoy resulta de gran ayuda a la hora de blanquear nuestros dientes y eliminar el sarro que día a día se acumula en ellos.

Dentífrico blanqueador casero

Para elaborar nuestra propia pasta blanqueadora casera vamos a emplear ingredientes como el carbón activado o el aceite de coco, ambos fáciles de encontrar y con excelentes propiedades para lo que buscamos:

Aceite de coco

El aceite de coco se erige como una excelente alternativa saludable a los dentífricos tradicionales ya que nos ayuda a combatir la proliferación de bacterias en nuestra boca de una forma sencilla y completamente natural.

Lo podemos comprar en herboristerías, farmacias y/o tiendas naturales sin ningún tipo de problema, al igual que el siguiente de los ingredientes.

Carbón activado

A pesar de compartir el mismo color negro, el carbón vegetal no es el mismo que el carbón de leña. Este producto se ha populariza recientemente gracias a su gran poder limpiador y blanqueante que además nos ayuda a combatir el mal aliento, por lo que es una opción muy a tener en cuenta para eliminar las bacterias de nuestra boca y mantener unos dientes limpios y más blancos sin dañar el esmalte.

Cantidades que vamos a necesitar

- 1 vaso de aceite de coco
- Medio vaso de carbón activado
- 2 cucharadas de bicarbonato sódico fino
Opcional: 20 gotas de aceite esencial de menta (de uso interno)

Cómo preparar el dentífrico casero

Si el aceite de coco está duro, caliéntalo al baño maría. Mezcla todos los ingredientes añadiendo al final el aceite de menta, si es que has decidido utilizarlo.

Guárdalo en un frasco de vidrio en un lugar fresco y seco y úsalo una vez al día para limpiar tus dientes.

Cómo desinflamar los pies y tobillos hinchados de forma natural


Sufrir de hinchazón en pies y tobillos es un problema bastante habitual, especialmente entre las mujeres y las personas de edad más avanzada, aunque en realidad todos podemos sufrirlo como consecuencia de múltiples factores.

La acumulación de líquidos en nuestro cuerpo puede tener un origen muy variado, que va desde el sobrepeso hasta pasar muchas horas de pie o sentados, no beber la suficiente cantidad de agua, consumir sal en exceso, problemas renales o el propio ciclo menstrual.

Si conocemos lo que origina esta retención de líquidos podremos combatirla de forma mucho más eficaz; si no lo sabes o los factores son varios, siempre puedes ayudarte de estos buenos remedios que compartimos hoy contigo. Sigue leyendo y no dudes en ponerlos en práctica:

Cómo eliminar la retención de líquidos

Baños de frío/calor con sal

Los cambios de temperatura son una forma excelente de activar nuestra circulación y reducir con ello la hinchazón, por lo que resulta de gran ayuda para aquellas personas que retienen líquidos. Si además añadimos al agua un poco de sal, su eficacia se verá incrementada.

Introduce los pies en un recipiente con agua caliente y un puñado de sal gruesa. Déjalos ahí durante 10 minutos. Sécalos y vierte ahora agua fría y otro buen puñado de sal. Vuelve a meterlos ahí durante 5 minutos.

Infusión de cola de caballo

La cola de caballo es uno de los más poderosos diuréticos naturales que existen, por lo que está especialmente recomendada para aquellas personas que tienen problemas de retención de líquidos.


Su preparación es tan sencilla como la de cualquier otra infusión, y bastará con tomar una o dos tazas al día para lograr muy buenos resultados. Si aún no la has probado no lo dudes, te encantará.

Masajes con alcohol o aceite de romero

Al igual que los baños de contraste, los masajes con aceite de romero resultan ideales para activar nuestra circulación y mover los líquidos que se han ido acumulando en nuestras extremidades a lo largo del día.


El aceite de romero lo puedes encontrar en cualquier supermercado, así como también elaborarlo de forma casera en casa, como ya vimos en un artículo anterior. En cuanto al masaje, tan sencillo como aplicar un poco de aceite sobre la zona a tratar y dar suaves movimientos circulares para que la piel lo absorba.

Baños de romero y salvia


Meter los pies en agua es una opción que siempre ayuda a relajarlos y mejorar la circulación, pero si a este agua le añadimos además alguna sustancia extra como salvia o romero, sus beneficios se ven multiplicados.

Calienta agua y un buen puñado de hojas de salvia y romero. Coloca el agua en un recipiente donde quepan ambos pies y sumérgelos ahí hasta que el agua se enfríe. Notarás el alivio de inmediato.

Remedios para eliminar los hongos e infecciones vaginales


La vaginosis bacteriana es un trastorno provocado por la alteración de las bacterias que forman parte de la flora vaginal. Un problema bastante habitual que viene acompañado de síntomas tan molestos como ardor al orinar y escozor en la zona íntima.

Aunque en el mercado existen un gran número de pomadas y medicamentos que nos ayudan a combatir este problema y sus síntomas, en casa disponemos de numerosos ingredientes que pueden ayudarnos a acabar con la vaginosis bacteriana de una forma rápida, sencilla y natural. ¿Quieres conocer algunas de estas soluciones? Sigue leyendo:

Cómo combatir la vaginosis bacteriana

Yogur natural

El yogur natural probiótico es muy rico en bacterias saludables que ayudan a regenerar la flora vaginal y protegerla frente a infecciones, por lo que es muy recomendable que lo consumamos a diario.

Otra opción para combatir los síntomas de la vaginosis es aplicarlo directamente sobre la zona irritada y dejarlo actuar.

Aceite de orégano

El aceite de orégano, gracias a su gran poder antiséptico y antiinflamatorio, resulta de mucha utilidad a la hora de combatir las infecciones y acelerar su curación, especialmente aquellos relacionados con la zona íntima.


Añade media cucharada de aceite de orégano a un pequeño recipiente con agua y lávate la zona con esta mezcla 2-3 veces al día.

Aceite de árbol de té

Este tipo de aceite es uno de los más poderosos antifúngicos y antisépticos naturales que existen, por lo que es muy utilizado para combatir todo tipo de infecciones, especialmente las que afectan a la zona íntima.


Sus grandes propiedades actúan alterando el ambiente que las bacterias causantes de infecciones necesitan para reproducirse, mermando con ello su capacidad de acción y ayudándos a reducir el tiempo de curación de este tipo de problemas. Además de ello contribuye a neutralizar el mal olor de la zona íntima, por lo que resulta un producto muy completo que no debemos dejar de probar.

Añade varias gotas a un pequeño recipiente con agua y lava la zona varias veces al día.

Baños de vinagre de manzana

El vinagre es un excelente regulador del pH y posee grandes propiedades antifúngicas y antisépticas, por lo que resulta de gran ayuda a la hora de combatir problemas como los hongos vaginales.


Usarlo es tan sencillo como añadir media taza de vinagre a un recipiente con agua y hacer un baño de 15-20 minutos una o dos veces al día.

Lavado con agua oxigenada

El agua oxigenada posee un gran poder antibacteriano que nos ayuda a frenar el crecimiento de microorganismos y combatir síntomas como el ardor, la picazón y el mal olor de la zona íntima, por lo que resulta muy útil en el tratamiento de trastornos como la vaginosis bacteriana.


Mezcla agua y agua oxigenada a partes iguales y lava tu zona íntima 2 veces al día con esa mezcla. Lo puedes combinar con otros remedios.

Cremas antisépticas para desinfectar heridas y acelerar su curación


Las cremas antisépticas son soluciones caseras ideales para desinfectar las heridas, acelerar su curación y evitar una mala cicatrización de las mismas. Tres beneficios en uno que podemos obtener de forma sencilla, económica y completamente natural.

Las cremas que vamos a aprender a elaborar sólo contienen ingredientes naturales que aúnan propiedades antisépticas, antiinflamatorias y calmantes, lo que nos ayudará a mejorar tanto la curación como la cicatrización de heridas y quemaduras. Son muy fáciles de preparar y muy eficaces, por lo que seguro que cuando las pruebes no quieres volver a usar otra pomada. Presta atención a las siguientes recetas y ponlas en práctica:

Cómo desinfectar y acelerar la cicatrización de heridas

Crema antiséptica de aceites esenciales y cera de abeja

La combinación de aceites esenciales de propiedades antivirales, antifúngicas y calmantes, como el de limón o árbol de té, junto con la cera de abeja y sus grandes propiedades antisépticas y antibacterianas resulta de gran ayuda a la hora de desinfectar las heridas y acelerar su curación de forma sorprendente.

Cómo prepararla:

- Vierte en un recipiente 3 cucharadas de cera de abeja rallada. Deja que se funda a fuego lento y añade 10 gotas de aceite esencial de limón o tras 10 de aceite esencial de lavanda.

- Cuando esté derretida retira del fuego, añade media cucharada de aceite de árbol de té y un vaso de aceite de oliva. Mezcla todo con una cuchara de madera y vierte el contenido en un frasco de vidrio bien limpio.

Conserva en lugar fresco y seco y úsala cada vez que necesites. Dura entre 3 y 6 meses sin problemas.

Crema antiséptica casera de caléndula

La caléndula es una hierba con grandes propiedades antisépticas, antiinflamatorias y cicatrizantes. Una planta que resulta de gran ayuda para tratar todo tipo de problemas cutáneos así como curar heridas y desinflamar músculos y articulaciones.


Cómo elaborarla:

- Pon a macerar en aceite de oliva 3-4 puñados de hojas de caléndula (fresca o seca) durante un mes y medio en un frasco de vidrio y en un lugar oscuro.

- Pasado ese tiempo cuela las hojas y coloca el aceite en un recipiente donde lo calentaremos al baño maría. Incorpora 2 cucharadas de cera de abeja rallada y deja que se derrita. Remueve con ayuda de una cuchara de madera.


- Una vez la cera se haya derretido y mezclado con el aceite vierte el contenido en un frasco de vidrio y consérvalo en un lugar fresco y oscuro.

Usa la crema cada vez que necesites. Puede durar hasta 6 meses sin problemas.

Remedios para destapar las arterias y reducir el colesterol

cómo bajar el colesterol

Consumir sal y grasas en exceso es uno de los factores principales que provocan que nuestra sangre no pueda circular correctamente a través de las arterias, ya que sus paredes van acumulando estos restos disminuyendo con ello el caudal de sangre que puede fluir a través de ellas.

Tener altos los niveles de colesterol y triglicéridos es un problema que no debemos pasar por alto, ya que aumenta considerablemente de desarrollar enfermedades cardiovasculares y sufrir otros problemas tan importantes como los infartos.

Incluir en nuestra alimentación ingredientes que nos ayuden a reducir los niveles de grasa en sangre, así como llevar una dieta sana es clave para evitar futuras complicaciones relacionadas con el corazón. En el artículo de hoy vamos a conocer varias recetas que nos ayudarán a solventar este problema. Sigue leyendo y no dudes en probarlas:

Cómo destapar las arterias con remedios naturales

Batido de chía y fresas

La combinación de chía y fresas resulta excelente para nuestras arterias, ya que además de aportarnos un gran número de antioxidantes, ácidos grasos saludables y vitamina C, son muy ricas en fibra, por lo que contribuyen a limpiar nuestras arterias y otros órganos de todas las sustancias nocivas que cada día se van acumulando.

Cómo prepararlo:
Pon a remojo en leche (mejor si es de soja o almendras) una cucharada de semillas de chía. Pasado ese tiempo vierte la taza en un recipiente y añade una taza de fresas lavadas y picadas.

Bátelo todo hasta que los ingredientes queden bien integrados y toma o dos vasos al día.

Jugo de rábanos, pera y zanahoria

El alto contenido en antioxidantes de estos alimentos resulta de gran ayuda a la hora de proteger y limpiar nuestras arterias y mejorar la circulación sanguínea.

Cómo elaborarlo:
Su preparación es tan sencilla como pelar 3 zanahorias y un apio y pasarlos por la licuadora para extraer su jugo. A continuación pelamos una pera y la añadimos a un recipiente junto con el jugo anterior. Batimos todo durante unos segundos y nos tomamos una o dos tazas diarias.


Jugo de melón y uvas

Además de deliciosa y refrescante, esta receta es perfecta para mejorar nuestra salud cardiovascular gracias al alto contenido en vitaminas y minerales que nos ofrecen estos dos ingredientes.

Cómo prepararlo:
Corta un par de rodajas de melón, retira las semillas y viértelas en un recipiente. Lava a continuación una taza de uvas (no retires sus semillas) y viértelas en el mismo recipiente anterior. Añade medio vaso de agua y bátelo todo hasta que los ingredientes queden bien integrados.

Toma uno o dos vasos diarios de este delicioso zumo natural.

Cómo eliminar el mal aliento rápido con remedios naturales

remedios para el mal aliento

La halitosis es un problema muy habitual caracterizado por provocar mal aliento y en muchas ocasiones también un calor excesivo dentro de nuestra boca. Dado que es un trastorno muy desagradable para quien lo padece, hoy vamos a conocer varios remedios que nos ayudarán a combatirlo de forma efectiva y natural.

Aunque en el mercado existen un gran número de productos como enjuagues y pastas que pueden ayudarnos a tratar la halitosis, en casa disponemos de ingredientes que pueden ayudarnos a conseguir iguales resultados de forma sencilla.

En artículos anteriores aprendimos a preparar varios enjuagues caseros para eliminar las bacterias y la halitosis, así como remedios para evitar el mal aliento por las mañanas. Hoy ampliamos esta lista de remedios contra el mal aliento con soluciones tan eficaces como las siguientes:

Remedios contra el mal aliento

Aceite de árbol de té

Este conocido antiséptico y antifúngico natural es un remedio muy eficaz para eliminar tanto el mal aliento como combatir los hongos vaginales y todo tipo de problemas cutáneos.

Su gran poder limpiador y bactericida resulta ideal para desinfectar dientes, encías y lengua, contribuyendo así a eliminar las bacterias causantes del mal aliento. Basta con mezclar un poco de agua tibia con 3-4 gotas de este aceite y enjuagar la boca como haces habitualmente.

Enjuagues con bicarbonato

Las grandes propiedades antibacterianas y alcalinizantes del bicarbonato contribuyen a reducir la acidez de la boca, así como eliminar y evitar la proliferación de bacterias causantes de la halitosis.

Mezcla una cucharada de bicarbonato con agua y enjuaga tu boca con esta mezcla 2 o 3 veces al día.

Masticar perejil

Al igual que sucede con el cardamomo, el perejil es otro ingrediente que puede ayudarnos a combatir el mal olor de la boca con solo masticarlo, gracias en este caso a su alto contenido en clorofila que neutraliza la acidez y evita con ello la proliferación de bacterias.

Semillas de cardamomo


Las semillas de cardamomo poseen un aroma intenso que ayuda a mantener un aliento más fresco y agradable. Mastica unas pocas semillas varias veces al día y verás como casi al instante cambia la sensación que tienes en la boca.

Enjuagues con vinagre de manzana

El vinagre de manzana es un poderoso antiséptico natural que además contribuye a regular el pH de nuestra boca, evitando así infecciones y el mal aliento.


Mezcla una cucharada de vinagre en agua y realizar un enjuague una vez al día.

Consejo extra: lava bien tu lengua


Es algo que no todo el mundo hace, pero que sin duda deberíamos hacer cada día para disfrutar de una higiene bucal completa.

En la lengua se acumula un gran número de bacterias y es en gran parte la responsable del mal aliento, por lo que es importante que en cada cepillado la limpiemos también a ella. Puede no resultar muy agradable, pero sin duda notarás la diferencia.

Cómo eliminar la retención de líquidos con remedios caseros

remedios para la retención de líquidos

Son muchas las personas que se levantan cada día sintiéndose hinchadas, un trastorno bastante habitual que puede tener varios orígenes: desde el excesivo calor hasta diversos ciclos hormonales. No obstante, aunque no se comparta el origen sí que se comparte la causa: retención de líquidos.

En artículos anteriores conocimos varios remedios para aliviar las piernas cansadas, hinchadas  y doloridas, así como a eliminar el exceso de líquidos con cúrcuma y limón. Hoy seguimos aumentando nuestra particular lista de remedios contra la retención de líquidos con varias soluciones y consejos que te ayudarán a acabar con este problema de una forma sencilla y completamente natural.

Desde infusiones hasta recomendaciones alimenticias o una técnica de cepillado que favorece la motilidad de los fluidos corporales; todo vale cuando se trata de combatir este trastorno.

Remedios y consejos contra la retención de líquidos

Alimentos a evitar

Existen alimentos que favorecen la retención de líquidos, por lo que es importante que reduzcamos su consumo si tendemos a retener fluidos con facilidad. Entre estos alimentos caben destacar los embutidos, quesos curados, conservas, sal, alimentos fritos, precocinados y salsas.

Alimentos recomendados

Al igual que hay alimentos que debemos evitar, hay otros que gracias a sus propiedades diuréticas y riqueza en minerales como el potasio, nos pueden ayudar a combatir este problema, como el aguacate, los frutos secos (al natural), las espinacas, el plátano, las legumbres o la quinoa.

Igualmente importante es el consumo de agua: cuanta más tomemos, más líquidos nos ayudará a eliminar. Eso sí, es importante que la tomemos especialmente con el estómago vacío, ya que si no podemos obtener el efecto contrario.

Batido de pera y diente de león

Ambos ingredientes poseen grandes propiedades diuréticas y un alto contenido en minerales que nos ayuda tanto a eliminar líquidos como a depurar nuestro hígado, por lo que resulta de gran ayuda para nuestra salud.


Prepara una infusión de diente de león (se prepara como cualquier otra) y cuando esté fría viértela en un recipiente junto con una pera pelada y cortada en varios trozos. Bátelo todo hasta que la pera quede bien integrada y toma uno o dos vasos al día.

Caldo de cebolla y apio

Una combinación altamente diurética y depurativa que nos ayuda tanto a eliminar líquidos como a expulsar las toxinas que día a día se acumulan en nuestro organismo.

Prepara un caldo con estos dos ingredientes y toma 2 o 3 vasos al día. ¡Notarás la diferencia!

Jugo de sandía

La sandía es una de las frutas con más contenido en agua que existen. Su gran poder diurético resulta de gran ayuda tanto para limpiar nuestros riñones como para eliminar el exceso de líquidos de nuestro cuerpo.


Una forma muy sencilla de tomar esta fruta es batirla e ir tomando varios vasos a lo largo del día.

Cepillado en seco

Esta técnica, ya comentada en otras ocasiones para combatir la celulitis, resulta muy útil también para combatir la retención de líquidos ya que favorece el drenaje linfático.

Lo único que necesitas es un cepillo de cerdas naturales y frotar en círculos las áreas que queramos drenar, especialmente útil en muslos. Una forma muy sencilla de eliminar líquidos y mejorar la circulación.

Remedios para depurar los riñones y combatir las piedras renales

cómo limpiar los riñones

Los riñones son dos órganos del tamaño de un puño que se encargan de filtrar y eliminar de nuestro cuerpo, a través de la orina, aquellas sustancias que pueden resultar nocivas y tóxicas para nuestra salud. Debido a su importante labor, es importante que los mantengamos lo más sanos y funcionales posible.

La mala alimentación, la falta de hidratación así como algunas enfermedades favorecen la cristalización de los minerales y proteínas que pasan por los riñones, dando lugar a lo que se conoce como piedras o cálculos renales, un trastorno muy doloroso que puede dar lugar a enfermedades renales más graves.

En el artículo de hoy vamos a conocer varios remedios caseros que nos ayudarán a tratar este problema de una forma sencilla y completamente natural. Toma lápiz y papel y apunta estas recetas:

Cómo combatir los cálculos renales

Aceite de oliva y limón

Tal vez uno de los remedios más populares debido tanto a su facilidad como a su gran eficacia. La combinación del aceite de oliva con el limón resulta altamente desintoxicante y contribuye a equilibrar el pH de nuestro cuerpo, siendo de gran ayuda a la hora de depurar el hígado y los riñones.

Cada mañana mezcla una cucharada de limón exprimido y otra de aceite. Tómala en ayunas durante al menos 4 semanas consecutivas sin límite de tiempo.

Infusión de bardana

La bardana es una planta con grandes propiedades antiinflamatorias y diuréticas que resulta de gran ayuda a la hora de limpiar la vejiga y los riñones, por lo que resulta útil tanto para combatir las infecciones urinarias como las piedras renales.


Añade a una taza con agua hirviendo una cucharadita de semillas de bardana. Cúbrela y deja reposar durante 20 minutos. Cuela la infusión, endulza con un poco de miel natural y toma o dos tazas al día, siendo la primera de ellas preferiblemente en ayunas.

Jugo de limón y arándanos

Si hay dos ingredientes que no deben faltar en cualquier problema de vías urinarias que queramos tratar, esos son sin duda el limón y los arándanos, alimentos con un gran poder alcalinizante y depurador que nos ayudarán a combatir las piedras y mejorar el funcionamiento de nuestros riñones.


Vierte en un recipiente una taza de arándanos, el zumo de un limón exprimido y medio vaso de agua. Bátelo todo hasta conseguir la textura deseada y toma 2 o 3 vasos al día. Si prefieres una textura menos espesa puedes añadir más agua o licuar los arándanos en vez de batirlos.

Jugo de manzana y apio

El apio es uno de los alimentos más diuréticos que existen. En combinación con la manzana y su gran poder antioxidante, resulta uno de los remedios más eficaces para tratar problemas renales, incluidos los cálculos.

Licúa un par de manzanas y 2 apios para extraer su zumo. Mézclalo y toma un vaso en ayunas durante al menos 2 semanas seguidas.

Síntomas que alertan de mal funcionamiento del hígado

síntomas de mal funcionamiento hepático

El hígado es un órgano que cumple múltiples funciones dentro de nuestro organismo, por lo que cuando éste no funciona correctamente repercute en muchos aspectos de nuestra salud ya sea de forma directa o indirecta.

La mala alimentación, el estrés, el abuso de medicamentos o el alcohol son las principales causas detrás de la sobrecarga de toxinas de nuestro hígado y de un posterior mal funcionamiento del mismo, por lo que además de limpiarlo con cierta frecuencia es importante que empecemos a controlar esos factores que originan su saturación.

Como hemos dicho anteriormente, un incorrecto funcionamiento hepático repercute en todo el cuerpo, por lo que sabiendo reconocer esas señales podremos detectar rápido que algo no marcha del todo bien en este órgano. Presta atención a los síntomas y pon solución cuanto antes:

Señales que alertan de mal funcionamiento hepático

Manchas en el rostro

Aunque es muy común que aparezcan manchas en la piel como consecuencia de la exposición continuada al sol y la propia edad, también es cierto que estas manchas marrones o verdes pueden alertarnos de un mal funcionamiento hepático, en especial si éstas aparecen en la zona de las sienes.

Por otro lado, la tonalidad amarilla de la piel es otro claro síntoma de que nuestro hígado no está funcionando bien.

Aspecto de los ojos

Cuando el hígado no funciona correctamente puede alterar el aspecto natural de los ojos, tiñendo de un color amarillento la zona de las ojeras y la parte blanca del ojo, así como hacer que pierdan el brillo y las pupilas tengan un reflejo ligeramente blanquecino.

Piel grasa en la frente

El tipo de piel que tengamos es algo que solemos relacionar directamente con la edad y la genética, sin embargo es algo que también puede estar indicándonos algún tipo de problema de salud. En el caso de tener la piel de la frente muy grasa puede alertarnos de un posible desequilibrio de la función hepática.


Arrugas en el entrecejo

Aunque las arrugas no suelen ser más que un síntoma más del envejecimiento, existe ocasiones en las que pueden revelarnos algún problema de salud, especialmente si suceden a edades tempranas y en zonas muy localizadas, como puede ser el entrecejo.


Las arrugas verticales que aparecen entre las cejas pueden ser una señal clara de que nuestro hígado no funciona del todo bien, especialmente si éstas son muy profundas.

Inflamación de las encías

Algunas enfermedades como la gingivitis (inflamación y sangrado de encías) pueden tener su origen en un mal funcionamiento de nuestro hígado, por lo que por muchos dentífricos especiales que usemos, su condición no mejorará si no solucionamos nuestro problema hepático.