Causas y tratamientos contra la hinchazón de las manos


Seguramente en más de una ocasión hayas sentido de pronto una ligera hinchazón y presión sobre tus dedos, tanto que te ha sido difícil sacarte el anillo que empezaba a molestarte. Suele suceder mientras caminamos o a final de la tarde, pero ¿cuál es la causa que provoca la inflamación de nuestros dedos?

La hinchazón en zonas como los tobillos o los dedos se deben normalmente a la acumulación de líquidos y la mala circulación sanguínea. No obstante, existen otras razones por las que podemos sufrir este molesto trastorno:

Causas de la hinchazón


Mala circulación: La hipertensión así como el colesterol alto alteran nuestro sistema circulatorio, pudiendo provocar la dilatación de los vasos sanguíneos de las extremidades y con ello la hinchazón en dedos, manos y pies. Un trastorno asociado también a esta mala circulación de la sangre es tener las manos y pies fríos.

Sobrepeso: Uno de los problemas más asociados al sobrepeso y la obesidad es la retención de líquidos provocada por la alteración del sistema linfático que causa el tener unos kilos de más. Al igual que en el caso anterior, la acumulación excesiva de líquidos en nuestras extremidades hacen que éstas se inflamen y sintamos el famoso hormigueo en manos y pies.

Infecciones: Cuando a través de un pequeño corte o herida se introducen en nuestra piel gérmenes y provocan una infección, nuestro cuerpo se defiende, provocando la hinchazón del área afectada.

Artritis: La artritis se produce por el desgaste de los cartílagos de las articulaciones, y en la mayoría de los casos, además de restar movilidad a nuestros dedos, viene acompañada de dolor e hinchazón de la zona afectada.

Tratamiento casero para los dedos hinchados

Ejercicio contra el hormigueo y la retención de líquidos

Una buena manera de activar la circulación y eliminar los líquidos acumulados en nuestros dedos es mediante un sencillo ejercicio: Eleva tus manos y agítalas como si estuvieses saludando. Después de unos segundos, deja tus manos elevadas y mueve tu pulgar de dentro hacia afuera repetidas veces.


Otra buena opción es juntar las palmas de las manos y elevarlas por encima de nuestra de nuestra cabeza, dejándolas en el aire durante unos segundos, favoreciendo así la circulación y el movimiento del líquido acumulado.

Toma alimentos diuréticos y evita la sal

Los alimentos diuréticos nos ayudan a eliminar el exceso de líquido de nuestro cuerpo y a eliminar toxinas, siendo muy recomendables para cualquier tipo de dieta. Incluye en tu menú alimentos como el apio, los espárragos, el berro, la lechuga, el tomate, la cebolla o el té verde.

Evita la sal, favorecedora de la retención de líquidos, e incrementa tu consumo de fibra. Contribuirás a mejorar tu tránsito intestinal y reforzar tu salud.

Guantes o medias de compresión

Son una solución muy sencilla y a la vez eficaz que podemos encontrar a la venta en farmacias. Al ejercer la presión justa sobre nuestras extremidades, nos ayudan a combatir la retención de líquidos a la vez que favorecen la circulación de la sangre.


Soluciones sencillas y eficaces para reducir la hinchazón de las extremidades de forma natural. ¿Las compartimos?

Únete a la gran comunidad de Soluciones Caseras en facebook y accede diariamente a contenido exclusivo. ¡Te esperamos!