Cómo mejorar y estimular la circulación sanguínea


La circulación sanguínea está íntimamente relacionada con la salud, ya que es ésta la encargada de transportar los nutrientes, oxígeno y desechos hacia las distintas células y órganos del cuerpo, mantener nuestra temperatura corporal y regular el pH de nuestro cuerpo.

Entre los síntomas que pueden aparecer debidos a una mala circulación de la sangre caben destacar las varices, hemorroides, ojeras, vértigos y mareos, calambres musculares, manos y pies fríos, pérdida de memoria y las propias enfermedades cardiovasculares.

Existen ciertas enfermedades y malos hábitos que también pueden contribuir a una mala circulación de la sangre, como la diabetes, artritis, la obesidad o incluso fumar; de igual manera, la mala circulación sanguínea puede ser el origen de distintas enfermedades, por lo que aprender a mejorarla se torna imprescindible para reforzar nuestra salud y prevenir otros problemas relacionados con ella.

Cómo mejorar la circulación de la sangre

Seguir un estilo de vida activo y saludable en el que cuidemos de nuestra alimentación debería ser suficiente para gozar de buena salud, favorecer la circulación de la sangre y evitar que niveles elevados de colesterol acaben obstruyendo nuestras arterias o aparezca la hipertensión.

Consejos para favorecer la circulación

- Hidrata tu cuerpo tomando al menos 8 vasos al día de agua. Puedes complementarlo con infusiones digestivas como la de manzanilla o bebidas saludables y refrescantes como la limonada natural.

- Reduce el consumo de grasas, alcohol, azúcar, sal y cafeína y aumenta el de verduras de hoja verde, legumbres, granos enteros, pescados y ajo, alimentos ricos en fibra con grandes componentes que contribuyen a eliminar toxinas, favorecen la limpieza de nuestro organismo y estimulan la circulación.

- Incluye en tu dieta alimentos diuréticos como la sandía y con grandes propiedades para combatir el colesterol, como la manzana, el kiwi, las naranjas o la piña. Frutas muy saludables que refuerzan la salud y favorecen el correcto funcionamiento de nuestros órganos.

- Practica ejercicio físico con regularidad: corre, anda, pasea en bicicleta o haz natación. Lo que más te guste, pero muévete. Estimularás la circulación de la sangre, te llenarás de vitalidad y disfrutarás de músculos más fuertes.

- Date masajes con frecuencia. Además de relajarte, los masajes contribuyen a activar la circulación de la sangre, nos ayudan a recuperar los músculos y a evitar lesiones.


Consejos sencillos que favorecen la circulación y refuerzan la salud. ¿Compartimos?

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Tienes alguna duda? ¿Algo que compartir con la comunidad? ¡Hazlo ya! Sin tus comentarios esta comunidad no sería lo mismo.


Únete a la gran comunidad de Soluciones Caseras en facebook y accede diariamente a contenido exclusivo. ¡Te esperamos!