Remedios para calmar el dolor de rodillas y artritis


La articulación de la rodilla es la más grande y compleja del cuerpo humano, convirtiéndola a su vez en una de las más propensas a sufrir lesiones y delicadas de curar, ya que, a diferencia de otras articulaciones, la de la rodilla no posee tanta amortiguación y está más expuesta a los golpes exteriores.

Debido a su poca protección, el dolor de rodillas puede aparecer por muy distintas razones: artritis, sobreesfuerzos, malas posturas, el clima, sobrepeso o la propia edad. Ejercitar y mantener nuestras piernas fuertes es la mejor forma de aumentar la protección de esta articulación y liberarla de la tensión y esfuerzo al que diariamente se enfrenta, así como una garantía frente a las lesiones y los posteriores problemas que pueden causarnos.

Si ya es tarde para prevenir y lo que necesitas es una solución para calmar el dolor de rodilla, los remedios que vamos a conocer a continuación pueden ser tu mejor ayuda; remedios que unidos a una dieta equilibrada y un peso idóneo a nuestra estatura nos ayudarán no sólo a aliviar el dolor, sino también a evitarlo más adelante.

Cómo aliviar el dolor de rodilla naturalmente

Loción de menta, eucalipto y aceite de oliva

Tanto la menta como el eucalipto poseen propiedades analgésicas y relajantes que pueden ayudarnos a calmar el dolor de rodilla y el causado por la artritis de forma efectiva y natural.


Mezcla ocho gotas de aceite de menta con otras ocho de aceite de eucalipto y un par de cucharadas de aceite de oliva. Remueve hasta integrar los ingredientes y guárdalo en un frasco cerrado alejado de la luz solar. Cada vez que sientas dolor en tus articulaciones, aplícate esta loción casera masajeando ligeramente la zona con la yema de los dedos para que la piel absorba todas sus propiedades.

Sales de Epsom

Estas sales son ricas en sulfato de magnesio, un mineral fundamental para nuestra salud entre cuyos beneficios encontramos el fortalecimiento de las articulaciones y el alivio del dolor muscular y articular, entre otros muchos.

Este mineral es mucho más fácilmente absorbido por nuestra piel, por lo que preparar un baño con estas sales se antoja como uno de los mejores y más eficaces remedios para calmar el dolor de rodilla.

Llena la bañera con el agua suficiente para que te cubra las rodillas y vierte un par de vasos de sales de Epsom. Toma un baño relajado de al menos quince minutos y siente como el dolor se va reduciendo poco a poco.

Dieta rica en magnesio

El magnesio es otro mineral esencial que contribuye a reforzar nuestros huesos, relajar los músculos y aliviar el dolor articular. Añadir a nuestra dieta alimentos ricos en magnesio, como los vegetales verdes oscuros, las legumbres y las nueces, nos ayudará a prevenir estos dolores y reforzará nuestra salud ósea y articular.


Combatir el dolor articular es fácil si sabemos cómo. ¿Lo compartimos?

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Tienes alguna duda? ¿Algo que compartir con la comunidad? ¡Hazlo ya! Sin tus comentarios esta comunidad no sería lo mismo.


Únete a la gran comunidad de Soluciones Caseras en facebook y accede diariamente a contenido exclusivo. ¡Te esperamos!