Tratamientos naturales para reducir las varices

pierna con varices

Las varices aparecen cuando debido a la mala circulación sanguínea las venas se dilatan en exceso. Uno de los problemas circulatorios más habituales que aunque puede darse en ambos, es más habitual entre las mujeres.

Aunque el origen principal del desarrollo de varices se debe a la mala circulación de la sangre, existen factores que favorecen su aparición, como el sobrepeso, el sedentarismo, la hipertensión, el colesterol alto, la herencia genética y el tabaco. Llevar un estilo de vida activo y saludable, aunque sea andar varios kilómetros cada día, así como cuidar la alimentación y nuestro peso es fundamental para prevenir su aparición y frenar su desarrollo.

Si ya es tarde para prevenir, estos remedios contra las varices que compartimos pueden ser tu mejor solución. Toma nota:

Remedios caseros para combatir las varices

Compresas de aloe vera

El aloe vera es un planta con grandes y amplias aplicaciones curativas, desde combatir la retención de líquidos hasta tratar el pie diabético o eliminar eficazmente el acné, gracias a su gran poder nutritivo y antiinflamatorio, propiedades que la convierten así mismo en una solución efectiva contra las varices.

Para tratar este problema masajearemos con su pulpa la zona afectada durante unos minutos. Posteriormente cortamos un trozo algo más grueso de pulpa, lo calentamos unos segundos al fuego o el microondas y lo colocamos en la misma zona con ayuda de una gasa o compresa. Déjala actuar durante toda la noche y repite el proceso cada día. Notarás la diferencia desde el primer día.

Alcohol de romero y ajo

Aunque pequeño, el ajo es uno de los alimentos más poderosos que existen. Sus excelentes propiedades nutricionales lo convierten en un remedio eficaz para mejorar la circulación y desinflamar las varices, por lo que es muy recomendable que lo incluyamos diariamente en nuestra dieta, ya sea crudo (untado en pan con aceite de oliva), en jugos caseros (una opción sencilla y muy saludable) o en comidas.


Otra opción altamente efectiva para estimular la circulación y reducir las varices consiste en añadir a un recipiente unos cuantos dientes de ajo pelados y un par de cucharadas de alcohol de romero. Lo mezclamos todo con ayuda de una batidora o un tenedor (machacando bien los ajos) y nos lo aplicamos masajeando circularmente la zona varicosa. Deja que la piel lo absorba, y si queda algún resto de ajo, retíralo posteriormente con un pañuelo humedecido en alcohol de romero.

Pasta casera de arcilla verde

La arcilla es un tipo de tierra muy rica en minerales, lo que le aporta unas excelentes propiedades nutritivas y antiinflamatorias que son ideales tanto para calmar los dolores articulares como combatir el lumbago o tratar naturalmente las varices.

Mezcla un poco de arcilla verde con agua (no demasiada para evitar que quede muy líquida) y aplícala sobre la zona varicosa, dejándola actuar hasta que se seque. Retira después con agua tibia y sécate con una toalla.

3 soluciones sencillas para combatir las varices y mejorar la circulación de la sangre eficaz y naturalmente. Pruébalas y sorpréndete con sus resultados.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Tienes alguna duda? ¿Algo que compartir con la comunidad? ¡Hazlo ya! Sin tus comentarios esta comunidad no sería lo mismo.


Únete a la gran comunidad de Soluciones Caseras en facebook y accede diariamente a contenido exclusivo. ¡Te esperamos!