Remedios caseros para tratar el pie diabético


Debido a la alta cantidad de glucosa en sangre que tienen los diabéticos, es muy común que sufran problemas de circulación e incluso daños en los nervios y vasos sanguíneos, pudiendo dar lugar a lo que conocemos como pie diabético, que no son más que úlceras o llagas que debido a la falta de oxígeno y riego sanguíneo, suelen ser difíciles de curar.

Es muy importante que las personas diabéticas controlen adecuadamente la evolución de sus heridas, ya que por pequeña que parezca, puede acabar provocando graves complicaciones. Por ello, es importante que si sufres de diabetes, tengas en cuenta las siguientes pautas ante la aparición de una herida o llaga extraña en tu pie:

- No ejerzas presión sobre el pie dañado. Intenta no apoyarlo en el suelo y usar silla de ruedas o muletas para desplazarte.

- Desinfecta bien la herida, eliminando las células muertas y otras sustancias nocivas que pueda empeorarla.

- La hipertensión también puede dificultar la curación de la herida, por lo que es fundamental que mantengas tu presión arterial en niveles saludables. Conoce estas 5 formas de bajar la presión arterial eficazmente.

Que las heridas del pie se infecten, suele ser algo muy habitual entre los diabéticos, por ello es importante, además de visitar al médico, conocer remedios eficaces para acelerar su curación:

Cómo curar las úlceras del pie diabético

Cáscara de piña

Cuando comas piña, no tires la cáscara o corteza, puede ayudarnos a acelerar eficazmente la curación de las úlceras del pie diabético.

Para beneficiarnos de sus propiedades no tenemos más que colocar la parte interior de la corteza en contacto con la herida y dejarla actuar durante toda la noche. Por la mañana, lava la herida con agua tibia.

Pulpa de aloe vera

El aloe vera posee tantas propiedades que podemos emplearlo tanto para depurar el hígado como aliviar el dolor de rodillas o combatir el acné. Una planta muy beneficiosa que todos deberíamos tener en casa, ya que no hay nada como su pulpa para curar tipo de enfermedades.


Para mejorar las heridas del pie diabético no tienes más que aplicar su pulpa directamente sobre la herida limpia y dejar que la absorba. Nos ayudará a acelerar el proceso de cicatrización de forma efectiva y natural.

Frijoles negros

Uno de los remedios más sencillos y eficaces para curar el pie diabético consiste en tostar un puñado de frijoles negros y molerlos hasta convertirlos en polvo. Una vez hayas limpiado bien la herida, colócalos en contacto con ella y mantenlos durante unas horas fijados con una venda o esparadrapo.

Baño de romero

El romero no sólo estimula la circulación sanguínea, sino que también nos ayuda a desinfectar y prevenir las infecciones, por lo que es muy útil para el tratamiento del pie diabético.
Lee también: 8 bebidas para bajar el azúcar y controlar la diabetes
Coloca en un recipiente agua y un puñado de romero. Llévalo a ebullición y déjalo hervir durante varios minutos. Deja reposar la infusión hasta que esté tibia, cuélala y lava con ella tus pies cada día.

Baño de caléndula

La caléndula posee grandes propiedades cicatrizantes y antiinflamatorias, por lo que es una excelente ayuda natural contra el pie diabético. Tanto la preparación como la aplicación es idéntica a la anterior: hervir agua con un puñado de caléndula, dejar reposar, colar y lavar con la infusión resultante nuestros pies. Puedes usarlo en combinación con los remedios anteriores.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Tienes alguna duda? ¿Algo que compartir con la comunidad? ¡Hazlo ya! Sin tus comentarios esta comunidad no sería lo mismo.


Únete a la gran comunidad de Soluciones Caseras en facebook y accede diariamente a contenido exclusivo. ¡Te esperamos!