10 increíbles beneficios de la espirulina y recetas curativas


La espirulina, a pesar de ser aún una completa desconocida para muchas personas, ha comenzado a ganar popularidad en los últimos años debido a sus múltiples y poderosas propiedades para la salud. En el artículo de hoy descubriremos algunos de sus mayores beneficios y varias recetas sencillas y originales para incluirla en nuestra dieta.

La espirulina es un alga de agua dulce rica en clorofila, vitaminas A, B, E y H, minerales como el hierro, el calcio, el magnesio o el fósforo, así como ácidos grasos esenciales y proteínas. Un alimento muy completo y con fantásticas propiedades saludables que la convierten en una opción realmente beneficiosa para niños, mujeres embarazadas y deportistas.

Beneficios de la espirulina

Debido a su gran popularidad y a que no tiene contraindicaciones, la espirulina la podemos comprar además de en tiendas de dietética y herboristerías, en supermercados (dependiendo del país donde residamos). Se vende en comprimidos, cápsulas o en polvo.

- Refuerza naturalmente nuestras defensas.

- Nos protege frente al cáncer gracias a su gran poder antioxidante.

- Nos ayuda a adelgazar gracias a su excelente poder saciante.

Previene las enfermedades cardiovasculares como la hipertensión o el colesterol.

- Contribuye a combatir la fatiga y aumentar nuestra vitalidad.

Mejora los problemas articulares como la artritis y la osteoporosis.

- Combate la anemia, gracias a su riqueza en hierro y vitamina B12.

- Nos ayuda a combatir la depresión y la ansiedad gracias a su riqueza en triptófano.

- Nos ayuda a regular el páncreas y controlar la diabetes.

Recetas sencillas y saludables con espirulina

Batido verde energizante y saciante

El batido verde es una excelente opción para empezar el día con energía y evitar el picoteo entre horas, gracias a su excelente aporte nutricional, cargado de vitaminas y minerales, y su riqueza en fibra.


Para elaborarlo puedes añadir todos o sólo algunos de los ingredientes que a continuación detallamos: espinacas crudas, fruta (manzana, fresas, pera o melón), frutos (almendras, coco, dátiles o higos) y zumo de naranja.

Dependiendo de los ingredientes usados emplearemos la batidora o la licuadora. Si por ejemplo optásemos por incluir los de la lista anterior haríamos lo siguiente:

Lava bien dos piezas de fruta y pásalas por la licuadora para extraer su jugo. A continuación añádelo a un recipiente junto con un buen puñado de espinacas crudas, un puñadito de frutos (coco, almendras, dátiles o higos) y medio vaso de zumo de naranja exprimido. Bátelo todo hasta integrar los ingredientes y tómalo al instante.

Sopa verde de espirulina y cebolla

A la tradicional sopa de cebolla podemos añadirle un poco de espirulina para aumentar sus ya de por sí excelentes propiedades curativas. Tan sencillo como poner a hervir agua, una pastilla de caldo de pollo y cebolla cortada en tiras. Déjalo hervir hasta que la cebolla esté cocinada y retírala del fuego. Coloca en los platos un trozo de pan tostado y una lámina de queso. Sírvela, y en ese momento añade un poco de espirulina en polvo. Fácil, rápido y muy saludable.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Tienes alguna duda? ¿Algo que compartir con la comunidad? ¡Hazlo ya! Sin tus comentarios esta comunidad no sería lo mismo.


Únete a la gran comunidad de Soluciones Caseras en facebook y accede diariamente a contenido exclusivo. ¡Te esperamos!