Té negro para bajar de peso y combatir la hipertensión


El té negro se obtiene de los tallos y hojas envejecidas de la planta Camellia Sinensis. Una variedad de té muy popular gracias a sus excelentes propiedades medicinales, su escaso aporte calórico y su capacidad saciante, ideal para todo tipo de dietas.

El té negro es rico en flavonoides y altamente antioxidante, lo que contribuye a reforzar el sistema cardiovascular, reducir la presión arterial y proteger las arterias. Su contenido en cafeína (entre el 2 y el 4% de su composición) favorece a su vez la estimulación cerebral y contribuye a reducir los síntomas del Parkinson.

Una sola taza diaria de té negro nos ayuda a reducir el riesgo de sufrir un infarto, desarrollar cálculos renales y combatir el envejecimiento prematuro, razones suficientes para incluirlo en nuestra dieta.

Propiedades del té negro

Diurético: El té negro es un excelente diurético natural que estimula la producción de orina, combate la retención de líquidos y favorece la eliminación de toxinas.

Antioxidante: Su alto contenido en polifenoles y flavonoides lo convierten en un potente antioxidante natural que combate el envejecimiento celular prematuro y protege nuestro sistema cardiovascular.

Estimulante: La teína (cafeína) presente en el té negro actúa como estimulante del cerebro y el sistema nervioso central, por lo que es perfecto para comenzar el día.

Astringente: Los taninos presentes en su composición, causantes de su característico sabor amargo, contribuyen a desinflamar la mucosa intestinal, por lo que es ideal para tomar tanto en periodos de gastritis como diarreas.

Beneficios del té negro

Reduce el riesgo de sufrir infartos

Según diversos estudios científicos, las personas que toman té negro regularmente poseen un menor riesgo de sufrir ataques cardíacos, y si se produjesen, las posibilidades de fallecer serían menores que las de una persona que no lo toma. Esto se debe, como hemos visto, a su excelente composición y cualidades protectoras del sistema cardiovascular.

De igual manera, nos ayuda a mantener la flexibilidad y salud de las arterias, lo que previene el desarrollo de arteriosclerosis, especialmente en mujeres.

Reduce el riesgo de padecer cálculos renales

Como comentamos anteriormente, el té negro estimula los riñones y favorece la micción, por lo que reduce drásticamente el riesgo de sufrir cálculos renales. Según los estudios, las mujeres que lo toman con regularidad poseen menos de un 10% de posibilidades de desarrollar piedras en los riñones.

Reduce el riesgo de desarrollar cáncer de ovario

Su gran poder antioxidante reduce los daños provocados por los radicales libres, lo que contribuye a su vez a reforzar el organismo y prevenir el desarrollo de enfermedades como el cáncer de ovario.

Previene los mareos al ponernos de pie

Este hecho se conoce como hipotensión ortostática, y es muy común a cualquier edad, aunque con mayor frecuencia en personas mayores. El té negro, al actuar como regulador de la presión sanguínea, nos ayuda a prevenir este tipo de mareos.


Es importante destacar que el negro es el té que más cafeína posee, por lo que debemos moderar su consumo. Una taza al día es suficiente para obtener todos estos beneficios que hemos conocido.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Tienes alguna duda? ¿Algo que compartir con la comunidad? ¡Hazlo ya! Sin tus comentarios esta comunidad no sería lo mismo.


Únete a la gran comunidad de Soluciones Caseras en facebook y accede diariamente a contenido exclusivo. ¡Te esperamos!