Remedios caseros para tratar la gastritis


Conocemos como gastritis a la inflamación o irritación de la mucosa estomacal debido a la acción de los jugos gástricos, provocando en la mayoría de los casos la aparición de ardor de estómago, gases, eructos, vómitos, mal sabor de boca y/o pérdida de apetito.

Entre las causas que provocan la aparición de gastritis cabe destacar el elevado consumo de alcohol, el abuso de comidas picantes y fumar, sin olvidar el estrés y la ansiedad de la vida moderna, por lo que cambiar nuestros hábitos es lo primero que debemos realizar para deshacernos de este molesto trastorno digestivo.

Reducir la acidez

La mejor manera de combatir la gastritis y sus síntomas es reduciendo la acidez en nuestro estómago, algo que podemos conseguir evitando el alcohol, las bebidas gaseosas, los dulces o el café y a través de la conocida dieta blanda, es decir, alimentos fáciles de digerir que nos aseguran una digestión ligera: carne de pollo a la plancha, verduras cocidas, arroz blanco, peras o manzanas asadas, etc.

Remedios naturales para la gastritis

Agua de patata cocida

El puré de patatas está incluido en la dieta blanda, siendo su ingesta muy recomendable en los casos de gastritis y gastroenteritis. Además, podemos reutilizar el agua donde las hemos cocido para preparar una eficaz solución para tratar eficazmente sus síntomas.


Cuece varias patatas peladas en un recipiente con agua, deja reposar unos minutos y cuela. Prepara un puré con las patatas y bebe el caldo colado a modo de infusión.

Agua con limón

Una de las formas más efectivas de reducir la acidez estomacal es a través de la limonada, ya que la acidez del limón es recibida en el estómago disminuyendo la producción de jugos gástricos, evitando así los molestos síntomas de la gastritis.

Tan sencillo como mezclar el jugo de un limón y un vaso de agua.

Leche de arroz

La de arroz es la más digestiva de las leches existentes. Muy fácil de digerir y fácil de tomar incluso sin apetito. Muy saludable y eficaz para tratar los problemas digestivos.

Podemos comprarla en tiendas o elaborarla en casa. Si optas por esta última opción, lo único que has de hacer es lavar bien una taza de arroz y tostarlo a fuego lento hasta que se dore, removiendo con una cuchara de madera para evitar que se pegue. Una vez esté dorado, vertemos de ocho a diez vasos de agua y dejamos hervir a fuego lento y con el cazo tapado, durante al menos una hora y media. Una vez pasado ese tiempo, cuela y guarda en un frasco refrigerado la leche de arroz que no vayas a consumir en ese momento.


Remedios sencillos y naturales para combatir la gastritis eficazmente. ¿Probamos?

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Tienes alguna duda? ¿Algo que compartir con la comunidad? ¡Hazlo ya! Sin tus comentarios esta comunidad no sería lo mismo.


Únete a la gran comunidad de Soluciones Caseras en facebook y accede diariamente a contenido exclusivo. ¡Te esperamos!