Remedios caseros para cerrar los poros abiertos


Tener los poros abiertos es un problema bastante habitual que puede venir provocado por diferentes causas, como una dieta poco saludable, un mal cuidado de la piel, falta de exfoliación o la propia exposición al sol.

Si tienes los poros abiertos no debes preocuparte demasiado, ya que poniendo en práctica algunos sencillos consejos y haciendo uso de los remedios que hoy te vamos a enseñar lograrás cerrarlos y lucir una piel mucho más limpia, sana y cuidada de una forma sencilla y completamente natural. Sigue leyendo y toma nota de lo siguiente:

Consejos para cerrar los poros abiertos

Exfolia tu rostro dos o tres veces por semana

De esta forma lograremos eliminar las células muertas de la piel y limpiar los poros en profundidad, evitando con ello la aparición de puntos negros y espinillas. Puedes mezclar un poco de agua con bicarbonato o sal y frotarlo suavemente sobre la piel mediante masajes circulares.

Tomar una o dos saunas semanales

Si en tu gimnasio tienes la posibilidad de usar la sauna, hazlo, ya que además de eliminar las impurezas que día a día se acumulan en los poros de nuestra piel, conseguirás fortalecer tu salud cardiovascular y subir tus defensas. Dicen que quien toma una sauna por semana no se resfría nunca.

Hidrata tu piel con aloe vera

El aloe vera es una de las mejores plantas para la piel. Su gran poder hidratante, tonificante y protector resulta de gran ayuda a la hora de mejorar el aspecto de nuestra piel. No tienes más que cortar un trozo de pulpa y aplicarlo sobre el rostro cada noche. Deja que se seque y enjuaga después con agua fría.


Cómo cerrar los poros abiertos con remedios naturales

Mascarilla de yogur natural

El yogur es un alimento muy rico en nutrientes que puede ser de gran ayuda a la hora de tratar un gran número de problemas cutáneos. Aplica yogur natural sin azucarar sobre tu rostro mediante suaves masajes circulares. Deja actuar durante 20 minutos y retira después con agua tibia. Repite 3 veces por semana.

Mascarilla de miel y avena

La combinación de estos dos ingredientes logrará exfoliar nuestro rostro a la vez que lo nutre en profundidad. No tienes más que triturar unos copos de avena y mezclarlos con un poco de miel y agua hasta conseguir la textura deseada. Aplícalo sobre el rostro mediante suaves masajes circulares y deja actuar durante 30 minutos antes de retirar con agua tibia. Repite 2 o 3 veces por semana.

Mascarilla de clara de huevo

Además de altamente nutritivo, el huevo es un poderoso tonificador natural que nos ayuda a reducir las arrugas, cerrar los poros y mejorar el aspecto y luminosidad de nuestra piel de forma efectiva y natural. Aplica clara de huevo sobre tu rostro mediante suaves masajes circulares. Deja actuar durante 20-30 minutos y enjuaga después con agua tibia. Repite hasta 3 veces por semana.

0 comentarios: