Cataplasma de cúrcuma para aliviar el dolor e inflamación articular

remedios para la inflamación de articulaciones

Las articulaciones son zonas muy sensibles de nuestro cuerpo que es normal que se resientan con la edad, el uso y otros factores como el sobrepeso, los cambios de clima o las lesiones que hayamos sufrido a lo largo de nuestra vida.

Si sufres dolores articulares con frecuencia es muy probable que tomes analgésicos o antiinflamatorios, ya que son la solución más recurrente ante este tipo de problemas, sin embargo su abuso no resulta del todo beneficioso para nuestra salud, especialmente para nuestro sistema digestivo y los órganos que se encargan de limpiar nuestro cuerpo, como los riñones o el hígado, que se ven sobrecargados de trabajo.

Si llevas tiempo tomando medicamentos antiinflamatorios sería muy positivo que te realizases una limpieza de hígado casera como las que hemos aprendido a elaborar tantas otras veces en nuestra página. Una vez hecho ésto puedes añadir a tu dieta suplementos como el magnesio o el silicio y empezar a usar remedios alternativos para tratar tus dolores articulares, como hoy vamos a conocer.

Cataplasma casera para aliviar dolores de articulaciones

Para elaborar esta cataplasma casera vamos a emplear como base dos ingredientes con excelentes propiedades que enumeramos a continuación:

Beneficios de la arcilla

La arcilla nos aporta un gran número de minerales como el magnesio, el silicio o el potasio, que favorece la regeneración celular.

Además de lo anterior, contribuye a eliminar el exceso de líquidos que causa la inflamación y a absorber a través de la piel las toxinas que podamos tener.

Beneficios de la cúrcuma

No es la primera vez que hablamos de las grandes propiedades antiinflamatorias y analgésicas de la cúrcuma, una especia con grandes beneficios medicinales que resulta de gran ayuda en el tratamiento del dolor y la inflamación de todo tipo de enfermedades articulares.


Cómo elaborar el remedio

Mezcla en un recipiente de vidrio 8 cucharadas de arcilla roja o verde en polvo y 4 de cúrcuma molida. Añade poco a poco agua mineral hasta formar una pasta espesa. Remueve con ayuda de una cuchara de madera, no uses plástico o metal.

Lo que te sobre lo puedes guardar cerrado en el frigorífico para un posterior uso.

Cómo aplicar el remedio

Aplica mediante suaves masajes circulares una buena cantidad de la pasta sobre la zona dolorida. Deja actuar durante unos 40 minutos y retira después con agua tibia.

Una vez limpia la zona, puedes aplicar una loción a base de árnica sobre la zona.

0 comentarios: