Remedios naturales para tratar úlceras en el estómago

cómo curar las úlceras gástricas

Se conoce como úlcera gástrica a la erosión de la membrana que recubre y protege al estómago de los fuertes ácidos que se vierten en él para realizar la digestión. Para evitar que esta herida se haga cada vez más grande, con el consiguiente perjuicio que ello presenta para la salud, es importante que llevemos a cabo ciertos cambios en nuestros hábitos.

A grandes rasgos se puede diferenciar entre dos tipos de úlceras, las pépticas, que no suele presentar señales muy claras y por ello hay muchas personas que la sufren y no llegan a ser conscientes de ello, y las duodenales, que suelen venir acompañadas de fuertes dolores y un ardor constante en esa zona.

Aunque en el mercado existen un gran número de fármacos para aliviar las molestias provocadas por las úlceras gástricas, en casa, y usando sólo ingredientes naturales, podemos preparar muy buenos remedios para calmar los síntomas y acelerar la recuperación. A continuación compartimos algunos de ellos:

Cómo aliviar las úlceras gástricas

Batido de apio y col verde

Un batido lleno de fibra, antioxidantes y clorofila que nos ayudará a recuperar el tejido dañado y a limpiar el estómago en profundidad.

Vierte en un recipiente varias hojas de col verde y una rama de apio bien lavadas. Añade también tres vasos de agua y bátelo todo hasta lograr la textura deseada. Toma un vaso a media mañana (con el estómago lleno), otro después de la comida del mediodía y otro después de la cena.

Licuado de patata (papa)

El jugo de patata cruda es uno de los más beneficiosos para nuestro sistema digestivo en general, y para tratar las úlceras gástricas en particular. Nos ayuda a neutralizar los ácidos del estómago y desinflamar el estómago, por lo que resulta de gran ayuda en el tratamiento de las úlceras.


Pela una patata y pásala por la licuadora o extractor de jugos para extraer su zumo. Toma un vasito de este zumo antes de cada comida.

Jugo de zanahoria y apio

Este delicoso jugo natural nos ayuda a regenerar las células estomacales dañadas, acelerar su cicatrización y eliminar toxinas de la sangre, por lo que no deberías dejar de probarlo tanto si sufres de úlceras gástricas como si sólo quieres limpiar tu organismo de sustancias tóxicas acumuladas.

Pela 4 zanahorias y lava bien un tallo de apio. Pásalos por un extractor de jugos y tómalo dos veces al día, antes de la comida, durante al menos dos semanas seguidas.


Une a estos remedios un estilo de vida saludable y una dieta baja en grasas y azúcares y verás como tu sistema digestivo mejora mucho antes de lo que esperas.

0 comentarios: