Remedio de miel y avena para eliminar las durezas de los pies

durezas

La resequedad de los talones es muy habitual tanto por los pocos cuidados que damos a los pies como por la propia característica de la piel de esta zona: más gruesa debido al roce diario con el calzado y bastante más seca debido a que carece de glándulas sebáceas.

Normalmente, y en especial si nunca hemos cuidado demasiado de nuestros pies, el uso de cremas hidratantes no será suficiente para lograr unos pies más suaves ya que sólo con eso no conseguiremos eliminar los ásperos callos y durezas. ¿Qué podemos hacer entonces? Exfoliar la piel para eliminar las células muertas e hidratar la piel de una forma mucho más profunda y eficaz.

En el mercado existen un gran número de cremas y lociones exfoliantes para eliminar las células muertas y mejorar el aspecto y suavidad de nuestros pies, sin embargo, con ingredientes que seguro ya tienes en casa podemos crear una sencilla crema casera que no sólo nos ayudará a exfoliar, sino también a hidratar la piel en profundidad, nutrirla y mejorar notablemente tanto el aspecto como la suavidad. Un remedio altamente eficaz para eliminar las durezas y reparar las grietas de los talones. No dejes de probarlo:

Crema casera para eliminar las durezas de los pies

¿Qué necesitamos?

Un par de cucharadas de mantequilla o margarina, otras dos de copos de avena molido y tres más de miel; ingredientes muy comunes y económicos.

Cómo preparar la loción

Calienta al baño maría la miel y la mantequilla; ve removiendo a la vez y pasados un par de minutos añade también los copos de avena. Mezcla hasta integrar bien todos los ingredientes y deja reposar unos minutos.

Cómo aplicar la loción exfoliante

Vierte en un recipiente grande agua caliente y un buen puñado de sal marina. Introduce tus pies en él y déjalos en remojo durante un cuarto de hora. Sécalos después con una toalla limpia.


Una vez tus pies estén secos, aplica la loción masajeando circularmente la piel, en especial la zona de los talones y la anterior a los dedos. Deja actuar durante al menos 10-20 minutos, enjuaga después con agua tibia, sécalos bien y aplícate tu loción hidratante habitual.

0 comentarios:


Únete a la gran comunidad de Soluciones Caseras en facebook y accede diariamente a contenido exclusivo. ¡Te esperamos!