Tratamientos caseros para curar las grietas de los talones

remedios para curar las grietas de los talones

Las condiciones climáticas, nuestra propia salud o el uso prolongado de calzado abierto son tres de las causas principales que favorecen la aparición de grietas en nuestros talones, un problema bastante habitual, doloroso y antiestético que podemos combatir con ayuda de remedios tan sencillos y eficaces como los que hoy compartimos.

Como siempre, lo mejor que podemos hacer para combatir este problema es prevenirlo, ¿cómo? mateniendo una correcta hidratación en nuestros pies y no usando siempre zapatos abiertos. No obstante, si ya es tarde para prevenir, estos eficaces remedios para reparar los talones agrietados pueden convertirse en tu mejor solución. Soluciones fáciles y económicas que te ayudarán a disfrutar de unos pies más suaves y cuidados en sólo unos días:

Cómo reparar las grietas de los talones

Ungüento de aceite de oliva y miel

Dos elementos con grandes propiedades nutritivas e hidratantes que resultan muy eficaces para cerrar rápido las grietas y calmar el dolor provocado por las mísmas.

Su elaboración es tan fácil como mezclar un par de cucharadas de miel con una de aceite de oliva. Mezcla con un palo o tenedor y aplícala sobre los talones dejando actuar durante al menos media hora, aunque lo recomendable es que tapes la zona con una gasa, te pongas unos calcetines y lo dejes actuar durante toda la noche. Retira después con agua tibia y seca muy bien la zona.

Ungüento de papaya

La papaya es una fruta con grandes propiedades curativas que resultan de gran ayuda a la hora de cicatrizar las grietas abiertas y mejorar la salud, aspecto y suavidad de nuestros pies.

Toma un pedazo de papaya sin huesos, machácala con un tenedor y aplícala sobre la zona a tratar dejando actuar durante 20 minutos, 2 veces al día. Retira después con agua tibia y seca muy bien con una toalla limpia.

Ungüento de plátano o banana madura

Otro buen remedio para reparar los talones agrietados. Su aplicación es idéntica al remedio de papaya. Pruébalo y sorpréndete con sus resultados.

Agua de rosas y glicerina

Dos ingredientes altamente hidratantes y reparadores. Un remedio altamente eficaz para combatir los talones agrietados.


Si te compras un jabón de glicerina natural, corta un trozo (del tamaño de una cucharada) y derrítelo al baño maría; añade una cucharada de agua y rosas, mézclalo y aplícalo sobre la zona a tratar. Deja actuar durante 20-30 minutos, retira después con agua fría y sécala bien.

Ungüento de banana y aguacate

Tritura 3 cucharadas de aguacate y medio plátano o banana. Aplícalo sobre los talones agrietdos dejando actuar durante al menos 20 minutos. Retira después con agua fría y sécalos muy bien. Repite el proceso varias veces por semana (puedes alternarlo con cualquiera de los anteriores).

Únete a la gran comunidad de Soluciones Caseras en facebook y accede diariamente a contenido exclusivo. ¡Te esperamos!