4 errores que cometes en el desayuno y te impiden perder peso

errores que no te permiten adelgazar

Seguro que en más de una ocasión has oído que el desayuno es la comida más importante del día, y en este caso no se trata sólo de un rumor, sino de una gran verdad basada en la propia biología. ¿Quieres bajar de peso? Entonces el desayuno adquiere una importancia aún mayor; te explicamos por qué:

El desayuno es la primera toma de comida que hacemos después de varias horas sin probar bocado. Nos ayuda a reactivar el metabolismo, recuperar las energías necesarias para ponernos de nuevo en marcha y sirve para marcar el ritmo de trabajo de nuestro organismo para el resto del día.

En cualquier dieta para bajar de peso que se precie, el desayuno es una pieza clave para lograr el éxito. Puede que estés siguiendo tu plan de adelgazamiento tal como te han indicado, que no piques entre horas e incluso pases hambre, y ni con esas seas capaz de bajar de peso. ¿Cuál puede ser la razón? Aquí te dejamos cuatro:

¿Por qué no adelgazo?

Primer error: No desayunar lo suficiente

No tomar el desayuno puede parecer a primera vista una buena opción para bajar de peso, sin embargo es uno de los mayores errores que podemos cometer. Cuando nos saltamos el desayuno o no desayunamos lo suficiente no sólo estamos privando a nuestro cuerpo de la fuente de energía que necesita para funcionar correctamente, sino que también estaremos activando el "modo reserva de energía", por el cual nuestro organismo comenzará a acumular energía en forma de grasas.

Si nos saltamos el desayuno, es además mucho más fácil que piquemos entre horas, ya que el apetito acaba apareciendo más temprano que tarde.

Segundo error: Desayunar con prisas

Comer deprisa contribuye a que tengamos digestiones más pesadas, aumente nuestro estrés e incluso se resienta nuestro rendimiento y el propio humor.


Un estudio realizado en Israel demostró que las personas que consumían más calorías en el desayuno que en la cena quemaban más grasa abdominal y perdían peso más rápido que aquellas que ni siquiera desayunaban.

Tercer error: Comer alimentos light

Aunque puedan parecer la opción más sana y recomendable para bajar de peso, lo cierto es que los productos light pueden no llegar a aportarnos la cantidad de azúcar que nuestro organismo necesita para funcionar, por lo que pasaremos el día bajos de energía, con hambre y ganas de reponer fuerzas a base de chocolatinas y todo tipo de alimentos ricos en azúcar.


Incluye en tu desayuno la cantidad de azúcar que tu cuerpo necesita. La forma más saludable es a través de las frutas (5 piezas al día) así como alimentos como el queso fresco.

Cuarto error: No comer fruta

Las frutas constituyen una poderosa fuente de minerales, vitaminas, fibra y azúcares necesarios para un buen funcionamiento del organismo. Son por lo general bajas en calorías, y por supuesto muy saludables y necesarias para gozar de buena salud.


Tomar al menos 5 piezas diarias de fruta nos asegura una buena dosis de nutrientes necesarios tanto para realizar nuestras funciones vitales como para regular el metabolismo, lo cual acaba repercutiendo tanto en nuestro peso como en nuestra salud.

Seguro que después de esto, te lo pensarás dos veces antes de volver a saltarte el desayuno. Un cambio sencillo que puede cambiar tu vida ;)

0 comentarios:


Únete a la gran comunidad de Soluciones Caseras en facebook y accede diariamente a contenido exclusivo. ¡Te esperamos!