Cómo preparar el té de manzana para desinflamar el estómago

té digestivo para desinflamar el estómago

Son muchas las personas que sufren de digestiones pesadas, dolor estomacal e hinchazón después de comer; una molestia muy habitual que puede tener su origen en diversas causas: desde la forma en que masticamos lo que comemos hasta el tipo de alimentación que llevamos. En el artículo de hoy conoceremos un sencillo remedio que nos ayudará a mejorar nuestra salud digestiva sana y eficazmente. Sigue leyendo y no te pierdas detalle.

Lo primero que debemos hacer para conseguir digestiones más ligeras y evitar problemas como los gases y la inflamación abdominal es adquirir buenos hábitos en la mesa, es decir, comer sano, lo justo, con calma y masticar mejor los alimentos antes de tragarlos. Con sólo cambiar eso ya habremos reducido drásticamente las probabilidades de tener una digestión pesada; si además le añadimos una infusión digestiva como la que hoy compartimos, la buena digestión está asegurada.

Infusión digestiva contra la inflamación del vientre

Para elaborar esta deliciosa infusión vamos a emplear ingredientes con grandes propiedades digestivas, como la menta, ideal para combatir los gases; la canela, que estimula la salivación y contribuye a regular los ácidos del estómago; la miel, que combate las úlceras gástricas y aligera las digestiones, así como cáscara de manzana, un alimento con grandes cualidades digestivas y astringentes que resultan ideales para desinflamar el vientre, combatir la gastritis o cortar la diarrea, entre otras.

Cómo elaborarla

- Vierte en un cazo tres vasos de agua, un puñado de hojas de menta o manzanilla (2 o 3 bolsitas) y la cáscara bien lavada de un par de manzanas. Deja que hierva durante 5 minutos a fuego medio y después apágalo. Añade una rama de canela, tapa el cazo y deja reposar.

- Pasados unos diez minutos cuela la infusión y añade el zumo de medio limón exprimido y un par de cucharadas de miel. Remueve con una cuchara y tómate una taza. Las 2 tazas restantes tómalas en cualquier momento del día, preferiblemente después de las comidas.


Si no quieres preparar tanta cantidad basta con que reduzcas proporcionalmente la cantidad de ingredientes que le echas. Toma una, dos o tres tazas diarias y verás como mejora tu salud digestiva en muy poco tiempo :)

0 comentarios:


Únete a la gran comunidad de Soluciones Caseras en facebook y accede diariamente a contenido exclusivo. ¡Te esperamos!