Remedios caseros para el hígado graso


El hígado graso o esteatosis, en su nombre oficial, es una enfermedad bastante extendida en la que ácidos grasos y tiglicéridos se adhieren a las células hepáticas, lo que acaba provocando un mal funcionamiento del hígado.

Aunque las causas que producen este trastorno pueden ser variadas, la mala alimentación y el abuso del alcohol suelen ser las más comunes, por lo que es importante que empecemos a cambiar estos hábitos hacia un estilo de vida más saludable.

En artículos anteriores descubrimos una lista de alimentos contra las enfermedades hepáticas, así como distintos remedios para depurar nuestro hígado y mejorar la vista. Hoy vamos a aumentar esa lista de soluciones caseras para el hígado graso con los siguientes remedios:

Remedios naturales para el hígado graso

Cardo mariano

Esta planta se usa en medicina natural para combatir todo tipo de problemas del hígado, ya que sus propiedades la convierten en uno de los mejores reguladores hepáticos de la naturaleza.

Podemos tomarla en infusión, al igual que se prepara cualquier té o infusión como la manzanilla o la tila, o en cápsulas.

Alcachofa

Además de deliciosa y nutritiva, la alcachofa es rica en cinarina y lutelina, dos principios activos que nos ayudan a digerir mejor las grasas, lo que reduce la carga de trabajo del hígado y lo protege ante enfermedades como la que hoy tratamos.

Tómala en tus guisos y caldos, en suplementos o en infusión. Notarás la diferencia.

Infusión de cáscara de limón

El limón es un excelente antiséptico natural, por lo que sus usos son muy variados, desde ayudarnos a quemar grasa y perder peso, a calmar la tos, como ya vimos en otra ocasión.

También es un gran aliado para tratar los problemas de hígado graso. En este caso prepararemos una infusión con la piel de un limón bien lavada. La hervimos durante tres minutos en un recipiente con agua, dejamos reposar otros cinco, y nos la tomamos en ayuna cada mañana.

Aloe vera

Una planta con unas propiedades medicinales tan amplias, que sirve para tratar problemas de lo más variado: blanquear los dientes, combatir las ojeras e incluso contra las cicatrices.

Además de sus propiedades regenerativas, es también es un excelente depurador natural, por lo que tomándonos diariamente una cucharada de pulpa de aloe conseguiremos mejorar la salud tanto de nuestro hígado como de nuestro sistema digestivo en general. No dejes de probarla.


Si te ha parecido interesante, ¿por qué no a tus amigos? Compártelo.

1 comentario:

¿Tienes alguna duda? ¿Algo que compartir con la comunidad? ¡Hazlo ya! Sin tus comentarios esta comunidad no sería lo mismo.


Únete a la gran comunidad de Soluciones Caseras en facebook y accede diariamente a contenido exclusivo. ¡Te esperamos!