Remedios contra la conjuntivitis

La conjuntivitis se produce cuando se nos inflama la capa más externa del ojo, la que lo protege y hace entre otras cosas que éste se conserve húmedo -algo imprescindible para que pueda funcionar correctamente-. Su origen puede ser muy variado, destacando el alérgico y las infecciones -rascarse los ojos con las manos sucias, por ejemplo-, y las características que la identifican son entre otras la sensación de tener arenilla en el ojo, sentirlo seco y la aparición de legañas espesas.

Por suerte, existen remedios caseros bastante eficaces y que nos pueden ayudar a curar esta patología, de forma sencilla y con productos naturales que todos podemos tener por casa. Vamos a conocer algunos de ellos: 

- Infusión de manzanilla: uno de los más conocidos y empleados. Ponemos agua a hervir y preparamos una infusión de manzanilla -lo ideal es hacerla con las flores, pero si no tenemos podemos utilizar las bolsitas-. Colamos la infusión y la dejamos reposar. Cuando esté tibia, mojamos un algodón y nos frotamos ligeramente el ojo -podemos dejar caer alguna gotita directamente sobre el ojo, a modo de colirio-.

- Infusión de helicriso: esta planta también es conocida como sol de oro, y podemos encontrarla en herboristerías. Los pasos a seguir son exactamente iguales que con la infusión de manzanilla: hervir agua con la planta, colarla, dejarla reposar y aplicar sobre el ojo una vez esté tibia. 

- Agua de eufrasia: son unas gotas de extracto de plantas como la manzanilla o el té verde. Al no llevar medicamentos, no tiene fecha de caducidad, por lo que nos puede durar sin problemas durante bastante tiempo. No es necesario padecer conjuntivitis para usarla, nuestros ojos nos lo agradecerán también cuando estén cansados o en ambientes cargados, ya que nos ayuda a humedecerlos. Aplicamos unas gotitas en cada ojo y listo. Podemos encontrarla en farmacias y herboristerías.

- Limón: Es el mejor antiséptico natural que existe, sin embargo pocos se atreven a utilizarlo, ya que produce un gran escozor y ardor cuando nos lo aplicamos directamente en el ojo. Para evitar que el dolor sea tan intenso podemos mezclarlo con unas gotitas de agua -muy poca- y aplicarlo como cualquier colirio -una o dos gotas por ojo-.


También podría interesarte conocer algunos consejos para cuidar nuestra vista o cómo aliviar la fatiga ocular, artículos que ya tratamos meses atrás. 

¿Te ha parecido interesante el artículo? ¡Compártelo!

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Tienes alguna duda? ¿Algo que compartir con la comunidad? ¡Hazlo ya! Sin tus comentarios esta comunidad no sería lo mismo.


Únete a la gran comunidad de Soluciones Caseras en facebook y accede diariamente a contenido exclusivo. ¡Te esperamos!