Remedios eficaces para tratar la fascitis plantar

cómo curar la fascitis plantar

La fascitis plantar es un problema bastante molesto que se produce cuando la fascia plantar, un tejido conectivo que se extiende por toda la parte inferior del pie y que conecta el hueso del talón con los dedos, se inflama debido a un sobresfuerzo o golpe.

Además de la hinchazón, este problema sobre venir acompañado de otros síntomas como dolor y rigidez en la zona baja del pie que causa molestia al caminar. Afecta por igual a mujeres y hombres, aunque el grupo más común que suele sufrir este tipo de problemas es el de corredores y caminantes habituales.

En el artículo de hoy vamos a conocer una serie de consejos y remedios que nos ayudarán acabar con la fascitis plantar y aliviar los síntomas de una forma totalmente natural.

Cómo tratar la fascitis plantar

Vinagre de manzana

Puedes usarlo tanto para masajear tus pies como para añadirlo en un recipiente con agua y meter los pies en él. Su gran poder antiinflamatorio y analgésico nos ayudará a mejorar la circulación sanguínea y combatir el dolor de forma fácil y rápida.

Infusión de manzanilla, cúrcuma y jengibre

Las grandes propiedades analgésicas de la cúrcuma unidas al gran poder antiinflamatorio de la manzanilla y el jengibre, resulta de gran ayuda no solo para aliviar los dolores provocados por la fascitis plantar sino también para combatir los problemas articulares.


Agrega agua hirviendo a una taza junto con una cucharada de cúrcuma, media cucharada de jengibre rallado o en polvo y una bolsita de manzanilla. Deja reposar durante varios minutos, cuela la infusión y añade un par de cucharadas de miel para endulzar. Toma de 2 a 3 tazas diarias.

remedios para curar la fascitis plantar

Masajes de pie

Masajear los pies es una de las acciones más saludables que podemos realizar. Nos ayudará a combatir el dolor y reducir la inflamación a la vez que estimula la circulación de la sangre y nos ayuda a liberar la tensión acumulada en el pie.


Coloca un poco de aceite de romero coco o sésamo en la yema de tus dedos y masajear tus pies haciendo una ligera presión en su parte inferior. Hazlo cada noche después del trabajo o antes de irte a la cama y verás como mejoran tus síntomas.

Compresa caliente de linaza

Toma un pañuelo de papel y llenarlo con semillas de linaza y sal. Haz una pequeña bola con ese pañuelo, caliéntalo en el microondas o el horno hasta que esté caliente y colócalo sobre la zona afectada ya sea antes o después de haberla masajeado.

dolor de pies

Sales de Epsom

Utilizadas para tratar los problemas articulares, la sales de Epsom también resultan muy eficaces para combatir el dolor provocado por la fascitis plantar.

Coloca en un recipiente agua y un puñado de sales de Epsom. Introduce los pies en ella y déjalos ahí entre 10 y 20 minutos.

Estiramiento del pie

Aunque el dolor de la fascitis plantar suele verse mitigado cuando descansamos, esta no es la forma más eficaz de acabar con este problema. Lo mejor que puedes hacer si quieres evitar complicaciones futuras y mejorar los síntomas es estirar tu pie varias veces al día, llevando los dedos hacia abajo manteniendo la posición durante unos segundos, volver a la posición de inicio y llevar los dedos hacia arriba estirando toda la zona inferior del pie.

0 comentarios: