Cómo aliviar el dolor de las articulaciones con cáscara de limón


El limón es un cítrico muy apreciado y utilizado en cocina para elaborar y aderezar todo tipo de recetas. No obstante, sus excelentes propiedades saludables lo han convertido también en ingrediente básico para la elaboración de un sinfín de remedios caseros contra todo tipo de problemas: desde eliminar las manchas de la piel hasta combatir las infecciones urinarias, entre otros muchos.

Las excelentes propiedades del limón se deben a su alto contenido en vitaminas del grupo A, B y C, así como fósforo, magnesio, calcio o potasio, entre otros nutrientes que nos ayudan a prevenir el daño celular, combatir el envejecimiento, mejorar el aspecto de la piel, reforzar nuestro sistema digestivo, subir las defensas y mejorar nuestra salud en general.

Cómo ayuda el limón a desinflamar las articulaciones

Al igual que sucede con muchos otros alimentos, el limón concentra en su piel cerca de la mitad de los nutrientes, por lo que cada vez que la desechamos estamos desaprovechando a su vez alrededor del 50% de los beneficios que este cítrico puede aportarnos.

Los aceites esenciales que se encuentran en la cáscara del limón poseen la excelente capacidad de dilatar los vasos sanguíneos, lo cual contribuye a reducir la inflamación y aliviar el dolor muscular y articular de una forma rápida y completamente natural.

Remedio para aliviar el dolor de las articulaciones

Después de conocer las propiedades que la cáscara del limón posee, seguro que estás deseando empezar a aprovecharla para elaborar todo tipo de remedios. El que te enseñamos hoy te ayudará a desinflamar las articulaciones, por lo que es muy útil para aquellas personas que sufren de enfermedades como la artritis o la artrosis. ¿Quieres saber cómo hacerlo? Aquí te lo explicamos:


1. Vierte en un recipiente de vidrio la cáscara de uno o dos limones. Cúbrelas con aceite de oliva, añade unas hojas de eucalipto y cierra el frasco con una tapa.


2. Guárdalo en un lugar alejado de la luz solar durante un par de semanas. Pasado ese tiempo ya estará listo para usarse.

Cómo aplicar el remedio

Toma un poco de aceite con las yemas de tus dedos y masajea la zona dolorida haciendo movimientos circulares. Después de ello, empapa una gasa en el mismo aceite, caliéntala un poco al microondas y colócala sobre la zona masajeada; cúbrela después con un poco de plástico para envolver alimentos o una pequeña bolsa y coloca encima una prenda que guarde bien el calor, como una bufanda de lana o similar. Deja actuar durante toda la noche.

0 comentarios:


Únete a la gran comunidad de Soluciones Caseras en facebook y accede diariamente a contenido exclusivo. ¡Te esperamos!