Infusión casera para bajar la presión arterial y reforzar las defensas


La presión arterial alta o hipertensión es uno de los problemas cardiovasculares más extendidos. Aparece cuando en las arterias hay algo (comúnmente colesterol) que impide el correcto fluir de la sangre, provocando un aumento de la presión.

Entre las primeras consecuencias que aparecen como consecuencia de la hipertensión cabe destacar la arteriosclerosis, que es el endurecimiento de las paredes arteriales debido a la fuerte presión a la que se ven sometidas. Si no tratamos este problema puede dar lugar a casos más graves, como hemorragias, infarto de miocardio o trombosis.

En artículos anteriores conocimos varios remedios para bajar la presión arterial de forma rápida y natural, así como a preparar un fácil pero poderoso jarabe casero para reducir el colesterol y la tensión alta. Hoy ampliamos esta lista de remedios con una infusión hipotensora y diurética que nos será de gran ayuda a la hora de mantener nuestra presión arterial en niveles saludables.

Infusión hipotensora para bajar la tensión alta

Para elaborar esta infusión vamos a utilizar granada, hojas de pino y piel de cebolla, un ingrediente que seguro nunca has utilizado pero que contiene grandes propiedades. Pasemos a conocerlas:

Beneficios de la piel de cebolla

Posee potentes propiedades antibacterianas y antivirales. Además de ello son grandes estimuladoras de la circulación, nos ayudan a fortalecer el sistema inmune y controlar la presión arterial.

Beneficios de las hojas de pino

Ricas en antioxidantes y muy recomendadas para el tratamiento de afecciones respiratorias debido a su gran poder antibiótico, antiinflamatorio y descongestionante. Estimula la función renal y el sistema cardiovascular.

Beneficios de la granada

Una de las frutas más saludables y especialmente recomendada para personas con colesterol alto y/o hipertensión debido a su gran poder antioxidante, su gran contenido en fibra, que nos ayuda a mantener limpias las arterias, y lo altamente estimulante para la circulación que resulta.

Cómo elaborar la infusión

- Vierte en un recipiente un litro de agua y llévalo a ebullición.

- Lava muy bien un puñado de hojas de pino y otro de piel de cebolla (usa la más pegada al bulbo, las más externas y duras deséchalas). Una vez el agua haya empezado a hervir incorpora estos ingredientes y déjalos hervir a fuego lento durante 5 minutos. Deja reposar tapado durante 15 minutos, cuela la infusión y añade un par de puñados de granadas. Bátelo todo hasta que los ingredientes queden bien integrados y tómalo a lo largo del día comenzando con un vaso en ayunas.

Hazlo durante una semana completa y una vez al mes. Si lo tomas con esa frecuencia verás como tu presión arterial mejora considerablemente.

0 comentarios:


Únete a la gran comunidad de Soluciones Caseras en facebook y accede diariamente a contenido exclusivo. ¡Te esperamos!