Cómo bajar la presión arterial de forma rápida y natural

remedios contra la hipertensión

La mala alimentación, el estrés, el sedentarismo o la propia herencia genética son cuatro de las causas principales detrás de la hipertensión arterial, un problema bastante más habitual de lo que pensamos y que puede llegar a resultar muy peligroso para la salud si no lo tratamos.

La hipertensión es conocida popularmente como la asesina silenciosa, debido a las graves consecuencias que puede tener sobre nuestro organismo el que la sangre circule por las arterias a una presión mucho más elevada de la que éstas están preparadas para soportar, lo que puede dar lugar a roturas, enfermedades cardiovasculares y problemas de tipo renal, entre otros.

Aunque en el mercado existen numerosos medicamentos para tratar la hipertensión si la sufrimos de forma crónica, éstos remedios pueden ser tanto un gran complemento a esta medicación como una solución para quien la sufre sólo de forma puntual. Toma nota de estos remedios y ponlos en práctica siempre que los necesites:

Remedios para bajar la presión arterial alta

Macerado de ajo, cebolla y limón

Si estás pasando por un periodo de mucho estrés en el que la presión arterial se te dispara, nada como combatirla con este sencillo remedio:

Coloca en un recipiente un diente de ajo y un trozo de cebolla. Cubre con zumo de limón exprimido y deja macerar durante toda la noche. Al día siguiente cuela la mezcla y tómala en ayunas. Hazlo durante una semana completa, descansa 4 días y vuelve a repetir si es necesario.

Remedio de espinacas y limón

Una solución muy similar a la anterior tanto en preparación como en resultados. Coloca en un recipiente un puñado de espinacas picadas y cúbrelas con zumo de limón. Deja macerar toda la noche y tómala a la mañana siguiente en ayunas. Repite el proceso cada dos días (puedes alternarlo con cualquier otro remedio).

Infusión de hojas de olivo

Coloca en un recipiente tres tazas de agua y un puñado de hojas de olivo bien lavadas. Hierve durante 3 minutos, deja reposar otros tantos, cuela, endulza con un poco de miel y tómala a lo largo del día.

Infusión de hojas de mango

Su preparación es idéntica a la anterior sólo que en vez de usar hojas de olivo usaremos hojas de mango. Puedes alternarla o incluso combinarla si así lo deseas. Un gran remedio que además te ayudará a reducir los niveles de glucosa en sangre. ¡Ideal!

0 comentarios:


Únete a la gran comunidad de Soluciones Caseras en facebook y accede diariamente a contenido exclusivo. ¡Te esperamos!