Jabón casero para tratar y curar los eczemas de la piel

remedio para quitar eccemas

Se conoce como eczema al enrojecimiento, inflamación, picor y en muchas ocasiones también escamación de la piel de ciertas zonas del cuerpo. De apariencia similar a la de un sarpullido, puede salirnos a cualquier edad y por distintas razones, desde estrés hasta alergias a ciertos alimentos, factores ambientales o la exposición frecuente a productos agresivos como la lejía.

Los eczemas pueden ser difíciles de tratar, por lo que es importante que los tratemos desde difrentes ángulos: controlando la alimentación, reduciendo nuestro estrés y aumentando las medidas de protección cuando usamos productos de limpieza agresivos.

En artículos anteriores aprendimos a elaborar un sencillo jabón de miel y zanahoria para reducir las arrugas y el acné, así como otro de té verde y perejil para aclarar las manchas cutáneas, hoy vamos a conocer cómo podemos preparar un suave jabón casero para tratar los eczemas de forma efectiva y completamente natural gracias al poder hidratante y antibacteriano que nos ofrecen algunos aceites esenciales, lo que nos ayudará a desinflamar la piel, reducir el picor y regenerar la piel. Sigue leyendo y descubre cómo se hace.

Cómo combatir los eccemas de forma natural

Propiedades de los ingredientes

Aceite de oliva: aporta a nuestra piel un gran número de nutrientes y una hidratación sin igual.

Aceite de árbol de té: sus grandes propiedades antifúngicas y antibacterianas nos ayudan a eliminar todo tipo de gérmenes de la piel a la vez que favorece la regeneración de sus capas.

Aceite de caléndula: nos ayuda a desinflamar la piel, hidratarla y darle suavidad.

Aceite de neem: poderoso hidratante natural que nos ayuda a regenerar la piel y combatir todo tipo de problemas relacionados con ella.

Cómo elaborar el jabón

cómo curar los eccemas

1. Con mucho cuidado de no salpicar, usando guantes y gafas de protección, introduce 30 gramos de sosa cáustica en un recipiente de vidrio y seguidamente 70 ml de agua destilada. Se producirá una reacción, deja que se haga en un lugar ventilado y aléjate de ella.

2. Calienta medio vaso de aceite de oliva hasta que alcance una temperatura de unos 40 o 50 grados. Mézcla a continuación con la mezcla anterior removiendo con cuidado con una cuchara de madera.


3. Añade a continuación una cucharada de aceite de neem, otra de aceite de caléndula y media de aceite de árbol de té. Vuelve a remover con la cuchara.

4. Vierte los ingredientes en un molde y tápalo con una toalla durante 12-24 horas.

5. Una vez esté frío desmóldalo y deja que madure en un lugar fresco y seco durante al menos un mes. Ya estará listo para usarlo.

0 comentarios:


Únete a la gran comunidad de Soluciones Caseras en facebook y accede diariamente a contenido exclusivo. ¡Te esperamos!