Jarabe casero para calmar el dolor y fortalecer huesos y articulaciones

jarabe antiinflamatorio casero

El paso del tiempo se deja notar en nuestro cuerpo, en especial en la piel (con la aparición de las arrugas), los huesos y las articulaciones, que se van debilitando y dando lugar a dolores más o menos frecuentes; hoy aprenderemos a combatirlo fortaleciendo estas importantes estructuras de nuestro cuerpo con ayuda de un sencillo pero poderoso jarabe casero.

La rodilla es la mayor articulación del cuerpo humano, y una de las más afectadas por el paso del tiempo debido a que soportan la mayor parte de nuestro peso. Si siempre hemos delgados y nunca hemos sufrido una lesión probablemente lleguemos a edades avanzadas con las articulaciones menos gastadas que una persona que sufre de sobrepeso y/o que haya realizado trabajos duros durante su vida.

Es importante que los dolores articulares empecemos a tratarlos cuanto antes, ya que si los vamos dejando pasar estos problemas pueden ir a más e incluso convertirse en crónicos, por ello, hoy vamos a aprender a elaborar un sencillo jarabe casero 100% natural que nos ayudará tanto a calmar el dolor como a fortalecer las articulaciones y los huesos. Es muy fácil de preparar y muy eficaz debido al alto valor nutricional de los ingredientes empleados, por lo que te recomendamos que lo pruebes, ¡no te decepcionará su resultado!.

Remedio para fortalecer las articulaciones y calmar el dolor

Para elaborar este remedio vamos a emplear ingredientes muy fáciles de encontrar en cualquier supermercado, económicos y con una gran cantidad de vitaminas y minerales que nos ayudarán a disfrutar de unos huesos y articulaciones más fuertes.

Qué ingredientes necesitaremos

Uvas pasas, semillas (pipas) de calabaza, gelatina natural sin sabor, semillas de lino (linaza), semillas de sésamo, limón y miel natural de abejas.

Cómo elaborar el jarabe

- Vierte en un recipiente tres cucharadas de uvas pasas, tres de semillas de calabaza, cuatro de semillas de sésamo, cinco de semillas de lino, cinco más de miel de abejas y el zumo de dos limones exprimidos. Bátelo hasta integrar bien todos los ingredientes.


- Hidrata la gelatina (la cantidad dependerá de la textura que quieras conseguir, si lo quieres más líquido o más espeso) siguiendo las instrucciones del envase. Puedes hacerlo con agua o zumo de limón, como más te guste. Una vez esté hecha (tardará entre 5 y 10 minutos), bátela con la mezcla obtenida del punto 1 y guárdala en un recipiente de vidrio en el refrigerador.

Toma cada día una cucharada en ayunas, otra antes del almuerzo y una última por la tarde o noche.

0 comentarios:


Únete a la gran comunidad de Soluciones Caseras en facebook y accede diariamente a contenido exclusivo. ¡Te esperamos!