Cómo reparar los pies secos y agrietados rápida y naturalmente

remedios para los talones resecos

Tener los pies resecos y con grietas es algo bastante habitual debido no sólo a la poca atención y cuidado que solemos dar a nuestros pies, sino por la propia característica de la piel de esa zona, que debido a la nula presencia de glándulas sebáceas en ese área, es una piel mucho más seca, dura y áspera.

Para combatir este problema de forma eficaz y permanente es necesario algo más que una crema hidratante; una exfoliación completa de la zona para eliminar de ella las células muertas y que la hidratación que realicemos sea mucho más profunda y eficaz. Sólo de esa manera lograremos eliminar las durezas, prevenir de nuevo su aparición y disfrutar de unos pies y talones más suaves y agradables al tacto.

En artículos anteriores conocimos algunos tratamientos caseros contra callos y durezas, así como varios remedios contra los talones agrietados. Hoy ampliamos esta lista de soluciones para el cuidado de pies con una sencillísima loción exfoliante que gracias a las excelentes propiedades humectantes de los ingredientes empleados nos ayudará no sólo a eliminar las células muertas e hidratar la piel en profundidad, sino también a aliviar los pies cansados. Sigue leyendo y descubre cómo elaborarla:

Remedio para hidratar y exfoliar los pies resecos

Ingredientes necesarios

Para elaborar este remedio vamos a emplear únicamente margarina, miel y copos de avena molidos.

Cómo elaborar el remedio

Vierte en un recipiente 2 cucharadas de margarina y 3 de miel. Caliéntalos al baño maría a la vez que vas removiendo y añadiendo la avena (2 cucharadas). Deja calentar un par de minutos, mezcla bien los ingredientes y ya tendrás lista esta maravillosa loción exfoliante.

Cómo aplicar el remedio

Llena un barreño o recipiente similar con agua caliente y un buen puñado de sal. Introduce en él los pies y déjalos en remojo durante un cuarto de hora; sécalos bien después con una toalla.

remedios contra la resequedad de los talones

Aplica la loción casera masajeando el pie mediante movimientos circulares, prestando especial atención a la zona de los talones, los dedos gordos y la zona almohadillada anterior a los dedos, que son las zonas más propensas a sufrir de callos y durezas. Deja actuar unos minutos y retira después con una toallita húmeda o un poco de agua. Sécalos bien de nuevo y puedes aplicar tu crema hidratante habitual o cualquiera de los remedios que hemos conocido en anteriores artículos.


Una solución sencilla, rápida y eficaz para eliminar las células muertas, combatir las durezas y disfrutar de unos pies más suaves y cuidados sin apenas esfuerzo. ¡No dejes de probarla!

0 comentarios:


Únete a la gran comunidad de Soluciones Caseras en facebook y accede diariamente a contenido exclusivo. ¡Te esperamos!