Señales que nos alertan de una vagina poco saludable


La vagina es una zona del cuerpo muy delicada, propensa a las infecciones y a futuras complicaciones, por lo que debe ser prioridad de todas las mujeres mantenerla lo más cuidada y saludable posible, manteniendo una higiene correcta y no alterando la barrera protectora natural de la vagina, su flora bacteriana.

La vagina posee un pH ligeramente ácido, aunque con pequeños cambios en diferentes etapas de la vida de la mujer: menstruación, embarazo y menopausia. Cualquier alteración externa en el ambiente de la flora bacteriana vaginal la hace susceptible de desarrollar infecciones, por lo que es importante ayudar a nuestro cuerpo a mantener ese equilibrio y tratar cualquier problema en cuanto aparezca.

En el artículo de hoy vamos a conocer varias señales que nos avisan de una vagina poco saludable y consejos para mantenerla sana y lejos de problemas:

- Ardor, irritación y/o picor (picazón) en la zona de la vulva o la vagina.
- Sangrado anormal: fuera del periodo menstrual, de color extraño o con mal olor.
- Secreción abundante de flujo o por el contrario, resequedad vaginal.
- Mal olor permanente (aun manteniendo una buena higiene).

Tips para mantener una vagina saludable

Mantén la higiene pero evita las duchas vaginales

Como hemos comentado anteriormente, la vagina posee su propia barrera protectora natural: una flora bacteriana con un pH ligeramente ácido. Al realizar duchas vaginales con frecuencia podemos alterar su pH, haciéndola más propicia a las infecciones. Sin embargo, eso no significa que no debamos ayudar a su limpieza, la higiene es muy importante: limpiáte bien después de cada micción y usa siempre jabones específicos para el baño íntimo, que no resecan ni alteran el pH.
Te puede interesar: remedios naturales para eliminar el mal olor vaginal

Dieta sana y equilibrada

Evita la comida refinada y poco saludable, cargada de azúcares e hidratos de carbono que no sólo alteran el pH de la flora vaginal, sino que también favorecen la infección por levaduras.


Toma una dieta rica en frutas y verduras, variada y equilibrada. Entre los alimentos más recomendados están el yogur (y otros lácteos como el kéfir) y el zumo de arándanos, que nos ayudan a prevenir las infecciones fúngicas. La soja, por su parte, favorece la lubricación natural, por lo que también es una buena opción para nuestra dieta.

Deja de fumar

Los cigarrillos contienen un gran número de sustancias nocivas para nuestra salud, entre ellas la nicotina, que además de favorecer el mal olor vaginal, altera los niveles de bacterias presentes en la flora, reduciendo así su protección natural.

Trata correctamente las infecciones

Visita al ginecólogo con frecuencia para llevar un control al día sobre tu salud vaginal y sus posibles infecciones. Así mismo, es importante tratar correctamente cualquier infección que aparezca, ya que un problema mal tratado es una de las causas principales que evitan que tu salud vaginal sea óptima.
Lee también: remedios caseros eficaces contra las infecciones urinarias

Usa ropa interior de algodón

Las prendas de algodón son las más suaves y saludables para esta sensible zona del cuerpo. Al ser transpirables, evitan que la humedad se acumule en la vagina, ayudando así a prevenir las infecciones por hongos.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Tienes alguna duda? ¿Algo que compartir con la comunidad? ¡Hazlo ya! Sin tus comentarios esta comunidad no sería lo mismo.


Únete a la gran comunidad de Soluciones Caseras en facebook y accede diariamente a contenido exclusivo. ¡Te esperamos!