Tratamiento casero eficaz contra el acné y la piel grasa


El acné es uno de los problemas cutáneos más comunes y difíciles de combatir, ya que se ve agravado por el exceso de grasa en la piel, por ello, para combatirlo eficaz y definitivamente tenemos que atacar también a ese factor, buscando soluciones que nos ayuden a regular el sebo de forma eficaz.

Si estás cansado de buscar soluciones y comprar tratamientos para erradicar este problema, deberías probar la mascarilla de tomate que hoy te proponemos, ya que aunque no existe un "mejor remedio", sino que depende de cada tipo de piel (a unas personas les va mejor con un remedio de aloe vera y a otras con cítricos, como el remedio de bicarbonato y naranja que te enseñamos a elaborar en un artículo anterior, y que tan buenos resultados da) este remedio contra el acné es muy sencillo y además no daña nuestra piel, por lo que no debes dejar de probarlo. Los resultados suelen ser fantásticos:

Mascarilla casera antiacné de tomate

¿Qué ingredientes necesitamos?

Para elaborar esta sencilla mascarilla lo único que vamos a emplear es un tomate, una cucharada de zumo de limón exprimido y dos más de azúcar.

¿Por qué usamos estos ingredientes?

La combinación de estos 3 ingredientes es excelente para el propósito que buscamos ya que por una parte el azúcar actúa como exfoliante, ayudándonos a eliminar las células muertas y regenerar la piel; el limón es un poderoso antiséptico natural que contribuye a limpiar los poros y eliminar las impurezas, mientras que el tomate aporta a nuestra piel una gran cantidad de vitaminas y minerales, además de tener un gran poder hidratante.
También te puede interesar: remedios para reducir las cicatrices del acné

Preparación de la mascarilla

Pela el tomates y tritúralo con ayuda de una batidora (sólo unos segundos, que no llegue a ponerse muy líquido). Añade las dos cucharadas de azúcar y la de limón y mezcla con ayuda de una cuchara o tenedor hasta formar una pasta homogénea.

Aplicación de la mascarilla

Una vez hayamos realizado los pasos anteriores, lava tu rostro con agua fría y sécatelo con una toalla limpia. A continuación aplícate la mascarilla que has elaborado, masajeando suavemente mediante movimientos circulares, y déjala actuar durante al menos 20 minutos. Retira después con agua tibia.

Aplícate esta mascarilla al menos 3 veces por semana y siempre de noche, ya que el limón, al contacto con el sol, puede blanquear la piel.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Tienes alguna duda? ¿Algo que compartir con la comunidad? ¡Hazlo ya! Sin tus comentarios esta comunidad no sería lo mismo.


Únete a la gran comunidad de Soluciones Caseras en facebook y accede diariamente a contenido exclusivo. ¡Te esperamos!