Trucos para cocinar al baño María

La cocción al baño María es una técnica culinaria que se utiliza desde hace miles de años. Se emplea para preparar todo tipo de alimentos, como postres de repostería (flanes caseros, tartas, natillas...), e incluso para preparar conservas, ya que con este proceso lograremos envasar al vacío, la mejor opción para conservar alimentos durante mucho tiempo.

En el artículo de hoy vamos a conocer algunos consejos básicos para cocinar al baño María, evitando errores que pueden echar a perder lo que estemos cociendo. No pierdas detalle:

- Paño para el fondo: Uno de los problemas más comunes a los que nos podemos enfrentar al cocinar alimentos al baño María es que éstos vuelquen, ya que el recipiente contenedor sea muy ancho y el otro más alto y estrecho. 

La mejor forma de evitar esto es colocar un paño en el fondo de la olla o cazuela en la que vayamos a hervir el agua. Con esto conseguiremos una mayor estabilidad y que las burbujas del agua vuelquen el recipiente. 

- Agua, la justa: Otro de los problemas comunes es que el agua hirviendo salpique y se cuele dentro del recipiente donde estamos cocinando los alimentos. Para evitar esto, debemos llenar la olla de agua sólo hasta la mitad (tomando como referencia el frasco que vamos a introducir con la comida). 

- Truco para postres: Si estamos preparando postres, como flanes, natillas o tartas, una de las formas que tenemos de saber si ya está cuajado y listo para dejarlo reposar, es introducir un cuchillo o tenedor dentro del postre en cuestión y comprobar que éste sale limpio y sin esfuerzo. 

Si sale manchado o notamos la superficie aún inestable, debemos dejarlo hervir unos minutos más. 


¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo!

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Tienes alguna duda? ¿Algo que compartir con la comunidad? ¡Hazlo ya! Sin tus comentarios esta comunidad no sería lo mismo.


Únete a la gran comunidad de Soluciones Caseras en facebook y accede diariamente a contenido exclusivo. ¡Te esperamos!