13 señales de que el hígado no funciona bien y acumula toxinas

síntomas de un hígado con toxinas

El hígado es, además del órgano de más volúmen de nuestro cuerpo, uno de los que realiza una mayor variedad de funciones: desde sintetizar proteínas hasta filtrar las toxinas de la sangre, de ahí la importancia de mantenerlo sano y a pleno rendimiento.

La mala alimentación así como los hábitos de vida poco saludables, representados por ejemplo por el abuso del alcohol y otras drogas, pueden acabar saturando nuestro hígado, mermando su salud y capacidad para realizar sus funciones, lo cual repercute negativamente en el resto del organismo.

Llevar un estilo de vida saludable y cuidar de nuestro hígado es algo que debemos hacer siempre para gozar de buena salud y asegurar el correcto funcionamiento del resto de órganos del cuerpo, pero aún más importante cuando nuestro organismo nos avisa de que algo está fallando en él. ¿Cuáles son las señales que nos alertan de un mal funcionamiento hepático? Sigue leyendo y descúbrelas:

Síntomas de un hígado intoxicado

- Acné y otro tipo de erupciones cutáneas.

- Dolores musculares frecuentes.

- Cansancio, fatiga y letargo.

- Halitosis (mal aliento) constante.

- Digestiones pesadas, ardores o acidez frecuentes.

- Dolores articulares recurrentes.

- Cambios de humor repentinos.

- Estreñimiento o diarrea cuando no somos propensos a ello.

- Desequilibrios hormonales más o menos agudos.


- Subida de peso sin motivo.

- Cefaleas frecuentes.

- Sudar más de lo normal.

- Depresión (sin motivo aparente).

Es importante destacar que muchos de estos síntomas pueden ser provocados por otra causa, no obstante nunca está de más que empecemos a cambiar nuestra alimentación y estilo de vida hacia algo más saludable. Si el problema persiste con el tiempo, entonces tendremos que hacer algo más y buscar el verdadero origen de nuestro problema.

Cómo mejorar nuestra salud hepática

- Bebe suficiente agua. Al menos 2 litros al día (unos 8 vasos).

- Reduce o elimina por completo de tu dieta los alimentos procesados, ricos en grasas y azúcares, así como las frituras y la bollería industrial.

- Toma cada día infusiones elaboradas con cualquiera de estas 5 hierbas para limpiar el hígado y la vesícula que vimos en un artículo anterior.

- Aumenta el consumo de productos frescos y naturales como las frutas y las verduras, que no pueden faltar cada día en dieta. Los vegetales de hoja verde son especialmente ricos en vitaminas A y B, muy beneficiosas para nuestra salud.


- Toma agua de alpiste cada día. Es un remedio sumamente sencillo y económico que te ayudará a bajar de peso, el colesterol y depurar tu hígado en profundidad.

- Evita el tabaco, el alcohol y cualquier otro tipo de droga.

- Prueba cualquiera de estos deliciosos zumos caseros para limpiar los riñones, el hígado y aumentar tus defensas. Son muy fáciles de preparar y una forma ideal de introducir en nuestro cuerpo un gran número de vitaminas, minerales y otros nutrientes.

- Incluye en tu dieta alimentos ricos en fibra, como los cereales integrales, las semillas de chía o avena, brócoli o espinacas; nos ayudarán a mantener un organismo más limpio y libre de toxinas.

0 comentarios:


Únete a la gran comunidad de Soluciones Caseras en facebook y accede diariamente a contenido exclusivo. ¡Te esperamos!