Jarabe afrodisíaco casero para aumentar el deseo


Los afrodisíacos han existido desde el inicio de nuestra historia, prueba de ello es que la mayoría de los remedios afrodisíacos que conocemos hoy día se utilizaban ya hace miles de años.

Aunque estudios científicos no han podido demostrar la efectividad o no de los afrodisícos, lo cierto es que la sociedad los ha aceptado como potenciadores del deseo, ya sea por las propias experiencias vividas o por la historia que tienen detrás.

Hoy vamos a aprender a realizar un jarabe afrodisíaco casero de origen árabe. Tan sólo necesitaremos miel, agua, dátiles, sésamo o ajonjolí y regaliz rallado. Todos estos productos los podemos comprar en supermercados o herbolarios.

Cómo preparar un jarabe afrodisíaco casero

Cortamos los dátiles en trozos y los añadimos, junto con el resto de ingredientes, salvo la miel, en un recipiente con cinco tazas de agua. Dejamos hervir a fuego lento hasta que se reduzca a la mitad. En ese momento retiramos del fuego, añadimos una cucharada de miel y dejamos que se disuelva. Una vez frío, podemos tomarlo cada vez que lo necesitemos.

¿Te animas a probar este remedio afrodisíaco? Fácil, económico y natural.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Tienes alguna duda? ¿Algo que compartir con la comunidad? ¡Hazlo ya! Sin tus comentarios esta comunidad no sería lo mismo.


Únete a la gran comunidad de Soluciones Caseras en facebook y accede diariamente a contenido exclusivo. ¡Te esperamos!