Cómo reducir el ácido úrico y la inflamación de las articulaciones

remedios para bajar el ácido úrico

El ácido úrico es un producto de deshecho que produce el propio cuerpo cuando metaboliza las purinas. Aunque suele eliminarse a través de la orina, cuando tenemos una dieta rica en alimentos con este tipo de compuestos, nuestros riñones pueden no dar a basto para filtrarlos, por lo que empiezan a acumularse en ciertas zonas de nuestro cuerpo causando dolor e inflamación.

Como hemos comentado en muchas ocasiones, la alimentación juega un papel muy importante en nuestra salud, y en el caso de enfermedades como la artritis o la gota importa mucho. Llevar una dieta sana y equilibrada, así como depurar nuestro organismo con cierta frecuencia, puede ayudarnos a reducir los síntomas de este tipo de problemas de una forma natural y muy efectiva.

Consejos para reducir el ácido úrico

- Aunque siempre se recomiende comer unas cinco porciones de fruta al día, lo cierto es que si sufres de ácido úrico alto es recomendable que no abuses de ellas, ya que son ricas en azúcares. Cuando tengas que decantarte por unas u otras no te quedes con las dulces y elige siempre mejor los cítricos, como el pomelo, los limones o las naranjas.

- Reduce el consumo de carnes de rojas, vísceras, patés y pescados azules. Opta mejor por productos más suaves como la carne de pollo o pavo, verduras, etc.

- Incluye en tu dieta alimentos ricos en calcio como las espinacas, las semillas de girasol, los berros o el sésamo, ya que nos ayudan a reducir el desarrollo de cristales de ácido úrico.


Remedio casero para reducir el ácido úrico

cómo bajar el ácido úrico

La combinación de las grandes propiedades diuréticas del apio, unidas al poder alcalino de la zanahoria da como resultado un excelente remedio para acabar con los cristales de ácido úrico y reducir la inflamación y el dolor asociado a enfermedades de las articulaciones.

Cómo elaborar el remedio

Pela 3 zanahorias y pásalas por la licuadora o extractora de jugos para obtener su zumo. Añade a continuación una rama de apio bien lavada y bátelo todo durante unos segundos hasta obtener la textura deseada (puedes añadir un poco de zumo de pomelo para conseguir una textura más líquida).
Toma un vaso de este zumo 3 o 5 veces por semana durante la cena.

0 comentarios: