Hábitos saludables y dieta adecuada para el colon irritable


El colon irritable es un problema muy molesto y doloroso que afecta a gran número de personas, en especial mujeres. Hoy en día no sabemos a ciencia cierta cuáles son los elementos que provocan su aparición, por lo que el número de casos aumenta con el paso del tiempo. Pero sí que conocemos sus síntomas: dolor, diarreas y estreñimiento causados por una disfunción en la movilidad del intestino, que altera al resto de órganos de nuestro cuerpo.

Aunque no supone un grave peligro, el colon irritable es muy molesto y en ocasiones nos incapacita para hacer cualquier tarea. No es fácil por lo tanto compaginar esta enfermedad con ir a trabajar, acudir a actos sociales y en definitiva, tener una vida normal. El dolor produce malestar, vómitos, estreñimiento y diarreas, por lo que el paciente muchas veces no sabe qué comer.

Para combatir el colon irritable debes tomar una serie de hábitos nutricionales y cambiar ciertas pautas de tu comportamiento, ya que llevar un mal estilo de vida y sufrir estados de ansiedad va a propiciar que suframos esta enfermedad. A continuación vamos a conocer una serie de comportamientos muy aconsejables que debes seguir para su tratamiento y prevención.

Come en un ambiente relajado y tranquilo

Es mejor comer muchas veces al día en poca cantidad que hacer lo contrario, ya que el intestino trabaja mucho menos cuando las ingestas son ligeras. Igualmente, se recomienda beber mucha agua y zumos naturales.

Lo ideal es mantener un horario y respetarlo, por ejemplo, si decides hacer 5 comidas al día que sean siempre a la misma hora. Come despacio y mastica bien cada bocado, ya que una buena salivación ayuda a digerir mejor los alimentos, que nunca deben estar ni muy fríos ni calientes, mejor templados.


El cuerpo tiene que descansar para estar en forma, para ello duerme 7 u 8 horas al día sobre todo si empiezas a hacer deporte, algo que también es indispensable para tener un organismo sano.

Dieta para el tratamiento del colon irritable

Desayuno

Evita el azúcar siempre que puedas y sustituye la leche de vaca por té o leche de almendras. Si estás estreñido añade una ración de salvado a tu dieta, ayudará a mejorar tu tránsito intestinal y hará que te sientas mejor. Si tomas mantequilla o lácteos, que sean descremados.

Almuerzo

Come poca cantidad y mastica bien cada bocado, de este modo facilitarás la digestión. Lo mejor son las sopas, que puedes tomar como entrante y después completar tu comida con una pechuga de pollo a la plancha. Todo esto se acompaña a la perfección con una ensalada.

Media tarde

Puedes tomar una infusión, como té de hinojo, tomillo o manzanilla, que te ayudará a estimular el sistema digestivo y prevenir los cólicos y el hinchamiento.

Cena

Si en el almuerzo elegimos carne, ahora podemos tomar pescado, por ejemplo un filete de salmón a la plancha con patatas hervidas o espinacas. Y de postre, nada mejor que una fruta no muy dulce, como las manzanas.

Hábitos muy sencillos que mejorarán nuestra calidad de forma efectiva y natural.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Tienes alguna duda? ¿Algo que compartir con la comunidad? ¡Hazlo ya! Sin tus comentarios esta comunidad no sería lo mismo.


Únete a la gran comunidad de Soluciones Caseras en facebook y accede diariamente a contenido exclusivo. ¡Te esperamos!