Cómo curar los hongos en la piel con remedios caseros

remedios para tratar hongos en la piel

Los hongos de la piel, además de poco estéticos, suelen ser bastante molestos. Pueden aparecer en todas las zonas del cuerpo, desde la cara hasta la espalda incluyendo las manos y los pies. Su origen suele ser levaduras o dermatofitos que se combinan con virus y bacterias dando lugar a estas conocidas infecciones en la piel.

Los hongos de la piel suelen ser manchas redondas de color blanco o rojizo. Suelen producir picazón y nos indica a su vez que nuestras defensas están bajas.

Por suerte, los hongos de la piel no es un problema demasiado difícil de tratar, ya que existen numerosos fármacos para combatirlos. Sin embargo no es necesario que recurramos a ello de primeras, ya que en casa tenemos un gran número de ingredientes que pueden ayudarnos a conseguir el mismo objetivo de una forma sencilla y completamente natural. En el artículo de hoy hemos recopilado algunos de los mejores:

Remedios para acabar con los hongos de la piel

Pasta de ajo

El ajo es uno de los mejores antifúngicos naturales que existen, como ya hemos comentado en muchas otras ocasiones. Ya sea tomado en crudo o aplicado directamente sobre la zona a tratar, el ajo es uno de los más potentes remedios caseros que podemos utilizar para combatir los hongos.

Si quieres hacer una pasta de ajo, lo único que necesitas es un buen puñado de ajos pelados, machacarlos y aplicar la pasta resultante junto con su jugo sobre la zona donde tengamos los hongos. Déjalo actuar durante varios minutos y retira después con agua.

Pulpa de aloe vera

El aloe vera es una de las plantas con más propiedades que existen. Utilizada desde la antigüedad para tratar un gran número de problemas tanto externos como internos, las excelentes propiedades hidratantes, reparadoras, y cicatrizantes de la pulpa de aloe vera resulta de gran ayuda tanto para aliviar los síntomas de los hongos como para eliminarlos.


Frota un trozo de pulpa de aloe sobre la zona de piel donde tengamos los hongos. Repite el proceso varias veces al día y combínalo otros remedios si lo crees necesario.

Aceite esencial de orégano

Este aceite posee grandes propiedades antifúngica y antibióticas, por lo que resulta de gran ayuda tanto para aliviar los síntomas como combatir los hongos de la piel. Aplícalo directamente sobre la zona afectada mediante masajes circulares. Repite tres o cuatro veces al día. Puedes combinarlo con otros remedios.

Sal marina

La sal marina es uno de los mejores exfoliantes naturales que podemos utilizar. Si la dividimos con unas gotitas de agua y después frotamos la zona afectada, eliminaremos las células muertas y los hongos. Puedes utilizarla como el paso previo a la aplicación de cualquier otro remedio.

Vinagre de manzana

El vinagre es rico en ácido acético que nos ayuda a regular el pH y ponerle las cosas más difíciles a los virus, bacterias y hongos que quieren alojarse en nuestra piel. Al alterar El ambiente en el cual los hongos habitan, favorece su eliminación.


Mezcla dos partes de vinagre en una de agua y aplicarlo sobre la zona a tratar. Puedes hacerlo cada noche antes de irte a la cama.

Yogur natural

Los yogures son ricos en bacterias saludables que resultan de gran ayuda para acabar con los hongos, especialmente los de la zona íntima. Aplícalo con un pequeño masaje sobre la zona a tratar, deja actuar durante 20-30 minutos y retira después con agua.

Jugo natural de limón

Al igual que el vinagre, el jugo de limón es uno de los más sencillos y a la vez poderosos remedios contra los hongos que podemos utilizar. El ácido cítrico que contiene, nos ayuda a limpiar la piel en profundidad y combatir todo tipo de infecciones que podamos tener.

Frota un trozo de limón sobre la zona donde tengas hongos y déjalo actuar durante toda la noche. Al día siguiente lava bien la zona con agua para evitar que al contacto con el sol noa salgan manchas en la piel.

0 comentarios:


Únete a la gran comunidad de Soluciones Caseras en facebook y accede diariamente a contenido exclusivo. ¡Te esperamos!