Jarabe casero para calmar la tos y eliminar la mucosidad


Los mocos cumplen una función vital en nuestro organismo, sin embargo, existen diferentes ocasiones a lo largo del año en las cuales, ya sea a causa de un resfriado o una gripe, aumenta considerablemente su cantidad, convirtiéndose en un problema para la respiración. Hoy vamos a aprender a elaborar un sencillo remedio que nos ayudará a combatirlos en esas molestas ocasiones.

Aunque no lo creas, producimos entre uno y dos litros de mucosidad al día, la cual se reparte por la zona superior del cuerpo, de la nariz al tracto gastrointestinal, actuando como capa hidratante y protectora de los diferentes tejidos de nuestro organismo.

Por regla general, durante y tras la superación de un fuerte resfriado, gripe o estado alérgico, el cuerpo activa la producción de moco para eliminar los restos de virus y bacterias que puedan haber quedado en el organismo. En muchas ocasiones, la producción es tan excesiva que se hace necesaria su regulación para que no nos afecte a nuestra vida diaria.


Cómo reducir la mucosidad y calmar la tos

Existen numerosas alternativas para combatir el exceso de mocos, siendo las más empleadas los descongestionantes y antihistamínicos, que actúan estrechando los vasos sanguíneos de la nariz, reduciendo el flujo sanguíneo y la producción de moco.

Por suerte, en la naturaleza encontramos alimentos que pueden ayudarnos a combatir este problema eficaz y naturalmente, como el higo, la cebolla o el limón, alimentos con grandes propiedades antisépticas, antimicrobianas y descongestionantes, ideales para liberar y fortalecer nuestras vías respiratorias. Por otro lado, la miel nos ayuda a suavizar la garganta irritada y aporta un agradable toque dulce al jarabe.

Jarabe casero contra la mucosidad y la tos

Hierve en un litro de agua mineral 6 higos secos, una cebolla grande pelada entera y un limón. Hazlo a fuego lento y retira del fuego cuando el agua haya reducido a la mitad. Deja reposar tapada hasta que la mezcla esté tibia, cuélala y viértela en una jarra o recipiente cerrado. Añade un par de cucharadas de miel, remueve bien la mezcla y guárdala en el refrigerador.

Toma una cucharada sopera 3 o 4 veces al día. En niños usar una cuchara pequeña.

Una solución sencilla y muy eficaz para eliminar la mucosidad y combatir la tos de forma sana y natural. ¿La compartimos?

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Tienes alguna duda? ¿Algo que compartir con la comunidad? ¡Hazlo ya! Sin tus comentarios esta comunidad no sería lo mismo.


Únete a la gran comunidad de Soluciones Caseras en facebook y accede diariamente a contenido exclusivo. ¡Te esperamos!