Remedio de jengibre y cúrcuma para limpiar los pulmones


En los últimos años ha descendido el porcentaje de población mundial que fuma, sin embargo, aún hoy sigue siendo uno de los hábitos más comunes e insalubres del mundo. Estudios científicos demuestran que las personas que han fumado con frecuencia durante alguna etapa de su vida siguen teniendo rastros y daños en sus pulmones incluso pasados varios años, por lo que dejar de hacerlo ya, si aún no lo has hecho, o empezar a cuidar de ellos, si lo has dejado hace poco o vives en un ambiente contaminado, es importante para aumentar su fortaleza y con ello tu salud.

Además de fumar, existen otras razones por las que puedes padecer pequeños trastornos respiratorios o daños pulmonares leves, como la exposición frecuente a aire contaminado o el propio tabaquismo pasivo, por lo que aprender a limpiar tus pulmones y hacerlo al menos dos veces al año es algo que ninguna persona debería obviar. Es fácil y nos reporta grandes beneficios, desde prevenir la tos, el asma y la bronquitis hasta reforzar nuestra salud y mejorar el funcionamiento de las vías respiratorias.

Cómo limpiar los pulmones naturalmente

Existen alimentos que, por sus grandes propiedades expectorantes, limpiadoras, antibacterianas y anticancerígenas pueden ayudarnos a desintoxicar los pulmones y limpiar las vías respiratorias, como el ajo, el jengibre o la cebolla. Además de incluirlos en nuestra dieta, podemos elaborar un excelente remedio aunándo las propiedades de todos ellos:

Jarabe casero para desintoxicar los pulmones

Para elaborar nuestro jarabe desintoxicante casero vamos a emplear 1 litro de agua, 1 kilo de cebollas, 1 trozo de jengibre, 2 cucharadas de cúrcuma y 300 gramos de azúcar integral, orgánica o integral.

Vierte en un recipiente el agua, la cebolla pelada y cortada en cuartos, un trozo de jengibre rallado o en polvo, las dos cucharadas de cúrcuma y el azúcar. Cuando comience a hervir baja el fuego y déjalo cocinar hasta que el agua reduzca a la mitad.

Una vez el líquido haya reducido, apaga el fuego, deja reposar hasta que se enfríe, cuela la mezcla y viértela en un frasco o jarra de vidrio. Guárdala en la nevera.

Toma dos cucharadas por la mañana en ayunas y otras dos un par de horas antes de la cena hasta acabar con el jarabe. Repite el proceso dos o tres veces al año y disfruta de unas vías respiratorias y pulmones más saludables.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Tienes alguna duda? ¿Algo que compartir con la comunidad? ¡Hazlo ya! Sin tus comentarios esta comunidad no sería lo mismo.


Únete a la gran comunidad de Soluciones Caseras en facebook y accede diariamente a contenido exclusivo. ¡Te esperamos!