Remedios caseros contra la debilidad circulatoria

La debilidad circulatoria, cuyos síntomas son fatiga, sudores, vértigos e incluso inconsciencia en los casos más extremos, viene causada por una disminución de la tensión, lo que provoca una falta de riego en el cerebro -especialmente cuando tenemos el cuerpo en posición vertical-.

Entre las causas que pueden provocar este trastorno en la circulación, están los sobreesfuerzos, conmociones o heridas, entre otras. En estos casos puede resultar muy eficaz tumbarnos en el sofá con los pies en alto, para ayudar a que la sangre fluya mejor hasta la cabeza.

Otras de las medidas que pueden ayudarnos a mejorar nuestra circulación son los baños de pies a temperatura alterna -frío y calor- y los baños de brazos con agua fría. Además, debemos reducir el consumo de sal en las comidas, así como fomentar el consumo de verduras.

Remedios naturales para combatir la debilidad circulatoria


Leche y coñac: Esta preparación es muy empleada para estimular la circulación.

Calentamos 1/4 de leche con una cáscara de limón. Lo colamos y le agregamos una yema de huevo cruda, una cucharada de azúcar y tres de coñac. Lo batimos todo a fuego lento hasta formar espuma. Nos tomamos la bebida caliente.


¿Has probado ya este remedio? ¡Esperamos tus comentarios!

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Tienes alguna duda? ¿Algo que compartir con la comunidad? ¡Hazlo ya! Sin tus comentarios esta comunidad no sería lo mismo.


Únete a la gran comunidad de Soluciones Caseras en facebook y accede diariamente a contenido exclusivo. ¡Te esperamos!