La vejiga es un órgano elástico compuesto por fibras musculares y mucosas, cuya función es la de almacenar la orina - tiene una capacidad de unos tres cuartos de litro -. Conforme se va llenando, va aumentando la presión sobre las paredes musculares y apareciendo la necesidad de orinar.

La arenilla es un problema común y puede tener un origen muy variado, desde llevar una vida sedentaria y falta de ejercicio físico hasta el abuso de productos lácteos, carnes y mariscos entre otros alimentos.

No siempre es fácil de detectar, ya que en muchas ocasiones al tratarse de algo tan pequeño no llegamos a sentir molestia alguna y las expulsamos fácilmente al orinar. Hoy vamos a descubrir un par de remedios que pueden ayudarnos a expulsarla de manera aún más sencilla y acabar con este problema cuanto antes, aunque como siempre recomendamos visitar al médico para que nos de un diagnóstico completo.

Remedios caseros contra la arenilla en la vejiga

Infusión de cola de caballo (equiseto menor): Esta planta medicinal está muy recomendada para tratar todo tipo de problemas del tracto urinario, incluidos los cálculos en la vejiga y riñones. 

Tomando un par de infusiones de esta planta al día (mañana y tarde-noche) estimularemos la actividad renal y contribuiremos a una limpieza de los conductos urinarios de una forma eficaz y totalmente natural. 

Retener la orina: Esto más que un remedio es un pequeño truco para expulsar la arenilla. Lo que haremos será acudir al baño cuando sintamos la necesidad de orinar, pero retenerla durante un tiempo hasta que sintamos una fuerte presión en la vejiga. De esta manera conseguiremos que la orina salga con más presión, lo que nos ayudará a expulsar la arenilla.


¿Te ha ayudado el artículo? ¡Compártelo en las redes sociales!