Jarabes naturales para el dolor de garganta

Ya hemos hablado en anteriores ocasiones sobre el dolor de garganta, las causas por las que puede aparecer - enfriamientos, anginas, pequeñas afecciones, étc. - y algunos remedios caseros que pueden ayudarnos a paliar esos dolores y contribuir a su pronta recuperación.

En el artículo de hoy vamos a aprender a preparar algunos jarabes naturales, muy sencillos y económicos de realizar, y que nos van a servir para eliminar los molestos dolores de garganta que podamos sentir. Vamos a conocer tres, para que cada cual elija el que mejor le venga, ya sea por gustos personales o por los ingredientes que tengamos en ese momento en casa.


- Piña: Cortamos cinco o seis rodajas de piña y las colocamos extendidas sobre un plato. Posteriormente le agregamos una fina capa de miel por encima y dejamos reposar durante media hora. Pasado ese tiempo, vertemos el plato en una olla o sartén y doramos las rodajas de piña (a fuego lento, para que se vayan poniendo blandas y perdiendo consistencia).

Tomamos dos o tres cucharadas tres veces al día, y guardar el resto en un recipiente en el frigorífico.

- Fresa: Batimos siete u ocho fresas grandes y tres cucharadas soperas de miel. Vertemos el líquido resultante en un recipiente y lo calentamos a fuego lento, removiendo hasta conseguir una pasta semi espesa (tiene que quedar con la misma consistencia que tiene la miel).

Tomamos una cucharada sopera tres veces al día. Cuatro veces, si las molestias que tenemos son grandes.

- Ajo, cebolla y limón: Exprimimos un limón y lo añadimos a un recipiente junto con cinco dientes de ajo, una cebolla cortada en cuatro trozos y un vaso de agua caliente. Batimos todo, le añadimos un par de cucharadas de miel y volvemos a batir.

Tomamos una cucharada tres veces al día. El sobrante lo guardamos en un recipiente de vidrio en el frigorífico.


¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo!

2 comentarios:

  1. Cual sería el equivalente en propiedades a la miel, no puedo consumirla por mi diabetes.

    ResponderEliminar
  2. Hola, tienes dos opciones: usar un sucedáneo de miel sin azúcar (se llama vulgarmente miel sin azúcar y puedes encontrarlo en supermercados o herbolarios, dependiendo del país donde te encuentres) o prepararte la última infusión, la de ajo, cebolla y limón y endulzarla con un poco de sacarina para que no te quede tan "ácida".

    Un saludo.

    ResponderEliminar

¿Tienes alguna duda? ¿Algo que compartir con la comunidad? ¡Hazlo ya! Sin tus comentarios esta comunidad no sería lo mismo.


Únete a la gran comunidad de Soluciones Caseras en facebook y accede diariamente a contenido exclusivo. ¡Te esperamos!