La sequedad bucal o xerostomía, viene producida por una baja salivación, y puede tener un origen muy diverso: consumo de fármacos como los antidepresivos, antihistamínicos y diuréticos; el tabaco y la marihuana; la deshidratación que acompaña a la diarrea o estados febriles e incluso la depresión, entre otras muchas causas.

La sequedad bucal trae consigo además una serie de problemas como la dificultad para tragar, ardor bucal, pérdida del gusto, halitosis y la aparición de faringitis o laringitis, lo que produce un gran dolor adicional al tragar los alimentos, debido a la sequedad de las mucosas.

Leído lo anterior, podemos ya saber lo importante que es la saliva para el organismo, no obstante tiene muchos más beneficios y funciones, como ser la reguladora del pH de la boca -por su contenido en bicarbonato y fosfato- la protección antibacteriana -que ofrece la lisozima- o la ayuda para digerir los alimentos que otorga el calcio, entre otros.

Remedios naturales para la boca seca

- Prepararnos infusiones de té verde o menta y beberlas dos o tres veces al día, después de las comidas.

- Con las comidas, tomar zumo/jugo de manzana, ya que es conocida por estimular la salivación bucal.

- También podemos optar por realizarnos una limonada: Exprimimos un limón y lo vertemos en un vaso. El sobrante lo rellenamos con agua y añadimos un par de cucharadas de azúcar. Este remedio nos ayudará a hidratarnos, y podemos hacerlo tanto con limón como con naranja. Uno o dos vasos al día será suficiente.

- Agregar una cucharadita de vinagre de manzana al agua, para fomentar la salivación.

Consejos para combatir la sequedad bucal

- Tomar agua con bastante frecuencia , llenándonos la boca por completo y pasándola por toda la cavidad para humedecerla.

- Evitar el tabaco, ya que el humo reseca las mucosas. Igualmente, no abusar de las bebidas con cafeína o alcohólicas, ya que éstas pueden contribuir a una mayor deshidratación de nuestro cuerpo

- Usar un humidificador en la sala donde nos encontremos, evitando los ambientes resecos. Muy importante sobre todo para las noches, que es cuando más propensos estamos a que se nos seque la boca, debido a que el flujo de salivación baja.

- Masticar chicle también puede ayudarnos a fomentar la salivación y evitar la sequedad bucal.



¿Te ha parecido interesante el artículo? ¡Compártelo!