Cura depurativa con cítricos para limpiar el hígado y eliminar líquidos


Hacernos un par de tratamientos depurativos al año es un hábito que apenas nos supone esfuerzo y que puede ayudarnos a lograr importantes beneficios para nuestra salud, ya que además de liberarnos de las toxinas que día a día se acumulan en nuestro organismo perjudicando el correcto funcionamiento de nuestros órganos, conseguiremos aumentar nuestras defensas, vitalidad y a equilibrar nuestro peso.

Aunque no es necesario que suframos ningún síntoma para realizarnos una cura desintoxicante, vamos a enumerarte algunos para que sepas cuando no debes pensártelo y realizarte ya una limpieza: tus digestiones son pesadas, sufres de gases y acidez con frecuencia, te falta energía, tienes mucha mucosidad al levantarte, te han aparecido bolsas u ojeras, tu lengua ha perdido su color rosado por uno más blanquecino o amarillento...

Existen varios tipos de depuraciones que podemos realizar, como los ayunos, la toma diaria de ciertas infusiones como la cola de caballo, el diente de león o el cardo mariano, así como la ingesta de batidos detox y terapias como la sauna.

Depuración de un mes con pomelo

Hoy vamos a aprender a realizar una depuración con pomelo o toronja, un cítrico muy bajo en calorías que tiene un gran poder depurativo y antioxidante y que nos aporta todos estos beneficios:

- Mejorar la salud y funcionamiento de nuestro hígado.

- Eliminar el exceso de líquidos.

- Reducir el colesterol.


- Regular los niveles de glucosa en sangre.

- Acelerar el metabolismo.


Una fruta muy recomendada tanto para aquellas personas que sufran retención de líquidos como aquellas que necesiten limpiar su hígado, tener más energía y combatir la diabetes o bajar de peso, entre otros.

Cómo hacer la depuración

Esta depuración se realiza durante un mes completo en el cual consumiremos cada día un par de pomelos, a ser posible de los rojos o más oscuros ya que poseen más poder antioxidante.
Exprime cada mañana un par de pomelos y vierte su contenido en tres vasos que consumiremos media hora antes de cada comida principal (desayuno, comida y cena).

Nota adicional: no lo consumas de sufres de hiperacidez estomacal. Si te resulta muy ácido puedes endulzarlo con un poco de miel o stevia.

0 comentarios: