Cómo hacer un dentífrico blanqueador casero con carbón activado


¿Sabes que preparar un dentífrico casero es mucho más fácil y útil de lo que imaginas? Aunque pueda parecer una opción menos recomendable que los numerosos dentífricos que podemos encontrar en el mercado, lo cierto es que es muy beneficioso tanto por la ausencia de químicos como por los resultados que podemos obtener.

Aunque en un primer momento puedas dudar de la eficacia de un dentífrico hecho en casa, en cuanto lo pruebes y veas los resultados pensarás que por qué no lo habías pensado antes. Además de limpiar nuestra boca en profundidad, la pasta dental que aprenderemos a elaborar hoy resulta de gran ayuda a la hora de blanquear nuestros dientes y eliminar el sarro que día a día se acumula en ellos.

Dentífrico blanqueador casero

Para elaborar nuestra propia pasta blanqueadora casera vamos a emplear ingredientes como el carbón activado o el aceite de coco, ambos fáciles de encontrar y con excelentes propiedades para lo que buscamos:

Aceite de coco

El aceite de coco se erige como una excelente alternativa saludable a los dentífricos tradicionales ya que nos ayuda a combatir la proliferación de bacterias en nuestra boca de una forma sencilla y completamente natural.

Lo podemos comprar en herboristerías, farmacias y/o tiendas naturales sin ningún tipo de problema, al igual que el siguiente de los ingredientes.

Carbón activado

A pesar de compartir el mismo color negro, el carbón vegetal no es el mismo que el carbón de leña. Este producto se ha populariza recientemente gracias a su gran poder limpiador y blanqueante que además nos ayuda a combatir el mal aliento, por lo que es una opción muy a tener en cuenta para eliminar las bacterias de nuestra boca y mantener unos dientes limpios y más blancos sin dañar el esmalte.

Cantidades que vamos a necesitar

- 1 vaso de aceite de coco
- Medio vaso de carbón activado
- 2 cucharadas de bicarbonato sódico fino
Opcional: 20 gotas de aceite esencial de menta (de uso interno)

Cómo preparar el dentífrico casero

Si el aceite de coco está duro, caliéntalo al baño maría. Mezcla todos los ingredientes añadiendo al final el aceite de menta, si es que has decidido utilizarlo.

Guárdalo en un frasco de vidrio en un lugar fresco y seco y úsalo una vez al día para limpiar tus dientes.

0 comentarios: